Cerrar

Tu cesta solidaria (3 productos)

Total: 17 €

educo.busqueda
Inicio | Blog |Abril 2014 | España sigue sin la especialidad de Psiquiatría Infantil
España sigue sin la especialidad de Psiquiatría Infantil

España sigue sin la especialidad de Psiquiatría Infantil

Aprendiendo juntos abril 29, 2014
Las cifras son escalofriantes. Uno de cada ocho menores padece algún trastorno mental en España. Y uno de cada cinco (1,6 millones) está en situación de riesgo de padecer alguna enfermedad de este tipo. Hablamos de trastornos de desarrollo neurológico, psicótico, de alimentación o de depresión, una patología creciente entre menores de edad. Estos datos fueron recogidos por el estudio coordinado por la Cátedra de Psiquiatría Infantil Fundación Alicia Koplowitz  y la Fundación Universidad Complutense de Madrid.

España es el único país de la UE sin la especialidad de Psiquiatría Infantil

El 70% de las enfermedades mentales presentan sus primeros síntomas durante la infancia o la adolescencia y lo más grave es que España sea el único país de la Unión Europea donde no existe la especialidad de Psiquiatría Infantil. Sería impensable que en España un niño celíaco o con diabetes no recibiera la atención médica adecuada.

Pero es lo que ocurre con la salud mental de nuestros niños. Al no existir dicha especialidad, los profesionales, como el psiquiatra Juan José Carballo, se ven obligados a estudiar en el extranjero para formarse. Las opciones son pagarse ellos mismos los estudios o acudir a la única organización en España que ofrece becas y ayudas para la especialización, formación avanzada y proyectos de investigación en psiquiatría infantil: la entidad sin ánimo de lucro Fundación Alicia Koplowitz.

Una vez acabada su formación, estos profesionales pueden volver e incorporarse al hospital español que escojan durante seis meses, pagado también por la Fundación.

4914976549_5348e46ae9_b

Celso Arango, secretario de la Sociedad Española de Psiquiatría, explica que este tipo de patologías supone un coste altísimo para los enfermos y sus familias. Algunas de estas patologías, como la hiperactividad o el déficit de atención son distintas a las de los adultos, por eso solo una quinta parte de los niños está correctamente diagnosticado.

Además, los niños se recuperan de maneras diferentes que un adulto y un trastorno psiquiátrico que comienza a una edad temprana tiene peor pronóstico. Como padres, ¿cuándo debemos preocuparnos ante la conducta extraña de nuestros hijos? ¿Cómo distingo si mi hijo sufre trastornos psiquiátricos o simplemente está atravesando los problemas normales de su edad?

Los trastornos mentales más comunes y sus síntomas

Como padres, debemos prestar especial atención a los posibles síntomas que podrían padecer nuestros pequeños. Es muy importante no negar la posibilidad de que nuestros hijos pueden padecer alguna de estas enfermedades, ya que si es diagnosticada a tiempo más posibilidades tendrá el niño de recuperarse. Los trastornos psiquiátricos infantiles más comunes son:
  • Trastornos de Ansiedad: Miedo intenso, preocupación o inquietud que puede durar largos períodos, deterioro en las relaciones y baja autoestima.
  • Déficit de Atención: Hiperactividad, impulsividad, dificultad para relacionarse con otros, distracción, soñar despiertos, dificultad para seguir instrucciones, no saber escuchar, impaciencia.
  • Trastornos de Comportamiento y Desarrollo: Falta de atención, el niño se muestra olvidadizo en las actividades diarias, responde antes de  terminar de escuchar la pregunta, impaciencia, se entromete o interrumpe con frecuencia, pierde cosas con facilidad.
  • Trastornos de Alimentación: Adelgazamiento extremo, negación a mantener un peso normal, baja autoestima, imagen corporal distorsionada, falta de menstruación en el caso de las niñas,  cabello y uñas resecas, constipación severa, presión sanguínea, letargo.
  • Psicosis Infantil: Humor cambiante, creerse perseguido, ansiedad severa, retraimiento, disminución en la higiene personal, alteraciones de sueño.
  • Trastornos Obsesivo-Compulsivo: Temor a contaminarse, escrupulosidad excesiva, necesidad de simetría, necesidad de confesar, compulsión a la hora de repetir una acción como contar objetos, ordenar, acumular, rezar, lavarse.
  • Trastornos Bipolares: Humor eufórico, irritabilidad, tristeza, llantos, desobediencia, negativismo, desinhibición sexual, conductas arriesgadas
  • Esquizofrenia: Ver cosas y oír voces que no son reales, uso de un lenguaje extraño, ideas poco inusuales, confusión en la forma de pensar, humor cambiante, creerse perseguido, ansiedad severa, retraimiento, disminución en la higiene personal.
  • Tics (Síndrome Tourette): Múltiples tics fónicos, ocurren varias veces al día durante al menos un año, tics motores como parpadear o encogerse de hombros, convulsiones.
¿Qué pasos se tienen que seguir si sospechas de que tus hijos padecen algún trastorno? En la mayoría de los casos, el diagnóstico no es suficiente y hace falta intervención médica y en algunos casos farmacológica. Los psiquiatras y profesores son esenciales a la hora de detectar comportamientos extraños y son los primeros que debes consultar.

Para más información, también puedes acudir a la Sociedad de Psiquiatría Infantil de la AEP y la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y el Adolescente.

Derechos de imágenes: Meesh,  Benjamin Renner
 
Aprendiendo juntos abril 29, 2014

La entrada actual no tiene comentarios

Security code
He leído y acepto la política de privacidad y las condiciones de servicio
subir