Cerrar

Tu cesta solidaria (3 productos)

Total: 17 €

educo.busqueda
Inicio | Blog |Agosto 2018 | Julia Salmerón: "Me gustaría compartir la suerte que me ha brindado la vida"
Julia Salmerón: "Me gustaría compartir la suerte que me ha brindado la vida"

Julia Salmerón: "Me gustaría compartir la suerte que me ha brindado la vida"

Noticias agosto 09, 2018
Julia no quería regalos materiales en su 50 aniversario, así que se puso en contacto con nosotros y nos contó su idea: montar una campaña de donaciones para que sus amigos colaboraran con nuestro programa de Becas Ella y conseguir así que tres niñas de Bangladesh pudieran estudiar más allá de la primaria. Gracias al éxito de la convocatoria, finalmente han sido cuatro las niñas que tendrán la oportunidad de seguir estudiando. Julia nos cuenta cómo consiguió contagiar su solidaridad.

¿Cómo surgió la iniciativa de celebrar tu cumpleaños de esta forma tan especial?

Hace tiempo que pensaba que sería una bue-na celebración hacer un regalo solidario entre todos. Comenzó hace años, cuando leí que la vida de unas mujeres había cambiado muchísimo simplemente con la donación de un burro por parte de un grupo de amigos. A partir de ahí empecé a darle vueltas a la idea de hacer un regalo solidario que implicara la educación de las niñas, el gran reto de este siglo.

¿Conocías el trabajo de Educo?

No, no lo conocía. Me encontré con Educo cuando decidí hacer el regalo. Busqué un montón de ONG, sobre todo aquellas que tuvieran páginas web que fueran accesibles y muy claras para que mis invitados, que iban a ser de todas partes y algunos sin acceso a ordenador, pudieran fácilmente colaborar.

¿Cómo hiciste la difusión entre tus amigos y familiares?

Es increíble que para mi 50 cumpleaños… ¡no he escrito ni una sola carta en papel! Casi todas las comunicaciones han sido a través de una página en Facebook en la que había muchos de los invitados y a través de WhatsApp o correo electrónico. Redacté una carta en inglés y español en la que informaba de lo que quería hacer y me hice una lista de amigos a los que contacté y si no estaban en Facebook les escribí por correo electrónico o WhatsApp.

¿Pensabas que iban a responder tan bien como lo han hecho?

¡No, la verdad es que no me lo pensaba! Calculé que la gente me regalaría una media de 20 euros por persona, “el equivalente a un libro”, pensé, y según estos cálculos, como había invitado a cien personas, a 20 euros cada una me salían 2.000 euros… Pero he visto sobrepasadas totalmente mis expectativas en un 166%, ¡me parece algo bestial! Mucha gente me ha dicho que ha donado el doble de lo que se hubiera gastado en mi regalo porque creían que la causa lo merecía.

¿Además de las donaciones, cómo han reaccionado tus invitados?

Es curioso porque ha habido personas que en un principio me dijeron: “Ah, no, yo no voy a hacer eso porque yo te tengo que hacer un regalo a ti”. Pero ante mi insistencia y tras comentarles de nuevo el tema en mi carta, donde insistía en que no quería regalos comprados, lo entendieron y todo el mundo ha re-accionado muy bien. Incluso sé que hay gente que se lo ha dicho a familiares que también han aportado dinero y han estado haciendo un seguimiento del proyecto desde países de Latinoamérica, por ejemplo.

¿Crees que servirá para que otras personas se animen a hacer lo mismo?

Espero que sí, la verdad. Cada vez más y más gente se lo plantea y yo creo que la idea puede cundir.

¿Recomendarías colaborar con Educo?

Sí, ¡por supuesto! Educo ha entendido mis necesidades y mis deseos desde el primer momento y cuando especifiqué qué tipo de proyecto quería y cómo lo quería buscaron la manera, la plataforma, el modo de que fuera exactamente lo que yo quería. En todo momento me consultaron y usaron mis textos para proponer el reto, en todo momento me he sentido acompañada. El hecho de que se pueda aportar cualquier cantidad, que la gente puede hacer el seguimiento del dinero aportado al proyecto y cómo se va logrando, que se pueda desgravar en hacienda... todo eso son también aspectos muy positivos. Mucha gente me ha preguntado: “¿Cómo sabes que lo van a gastar en las niñas?”. Yo simplemente confío en la profesionalidad de todas las personas en Educo y sé que llegará a Hali-ja, Suraiya, Ratna y Fatima. Sé que será dinero bien empleado en su educación.

Si quieres hacer como Julia y crear tu propio reto escríbenos a eventos@educo.org

 
Noticias agosto 09, 2018

Arturo kortazar azpilikueta martikorena

Hay gente que piensa que la suerte hay que trabajársela, la buena se entiende, pero la suerte no se busca ni se encuentra, simplemente te viene… Puedes ser una persona ordenada, sana, responsable e inteligente, y venirte infortunios sin provocarlos, puedes tener un accidente y quedarte paralítico, que tú no te has buscado, puedes tener una enfermedad muy grave, como un cáncer, un corazón estropeado u otras patologías mortales, y no puedes hacer nada porque no has hecho nada malo para que te vengan, puede venirte un hijo discapacitado y tienes que cargar con ello sin poder evitarlo, dejándote tu tiempo, tu vida, tu salud, tu dinero y tu futuro sin poder escaquearte… Como también puedes tener la suerte, de que te toque la lotería primitiva varios millones euros y disfrutarlo, pero la probabilidad de que te toque es tan pequeña que prácticamente es nula, una entre catorce millones de posibilidades… Así que lo normal es que tengas mala suerte, hay muchas más cosas malas que buenas que te puedan pasar, porque la probabilidad de tener desgracias es muchísimo mayor que de tener buena fortuna… Por lo tanto, la fortuna no depende de ningún factor que podamos tener o hacer. Aunque nuestra concepción de la suerte también depende de nuestra disposición mental, porque si somos optimistas, tendremos tendencia a ver los sucesos de mala suerte como algo que no es tan horrible por muy duros que sean y pueden ser oportunidades para obtener otras cosas que pueden ser mejores, y asimismo ver los golpes de fortuna como una bendición, por eso el que es optimista a pesar de las calamidades tiene la percepción de que tiene mejor suerte que el pesimista.

ARTURO KORTÁZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA ©


Security code
He leído y acepto la política de privacidad y las condiciones de servicio
subir