Cerrar

Tu cesta solidaria (3 productos)

Total: 17 €

educo.busqueda
Inicio | Blog |Octubre 2018 | Mi hijo no quiere ir al cole
Mi hijo no quiere ir al cole

Mi hijo no quiere ir al cole

Aprendiendo juntos octubre 08, 2018
Los cambios siempre son difíciles. Una nueva relación, un nuevo trabajo, una nueva experiencia, un nuevo reto… pero hoy hablamos del cambio importante que hace un niño cuando se separa por primera vez del entorno familiar. Claro que su adaptación dependerá mucho de la personalidad del niño y también de cómo les ayudamos a prepararse para esta importante transición. Pero si tu pequeño ha empezado ya la guardería o cole y sigue sin querer ir, aquí van algunos consejos sobre cómo ayudarles a superar la transición. Recuerda que los pediatras recomiendan que los niños no empiecen hasta los dos años. Pero puesto que no todos podemos, así que con mucha más razón debemos prepararles y ayudarles antes y durante este cambio importante. Más aun si presentan auténtico temor o rechazo ante la escuela o guardería ya que a largo plazo puede provocar el desarrollo de problemas serios tanto en el colegio como en sus relaciones sociales.

Consejos para una transición positiva

Entender y aceptar su angustia y ansiedad.  Sobre todo a esta edad tan temprana, intenta no ridiculizar sus sentimientos ni restarle importancia. Empatiza con tu hijo o hija. Basta recordar cómo te sentiste tú ante un nuevo trabajo, una entrevista, ante el reto de hablar en público o entrar como nuevo en un entorno social. A la hora de dejarle en la guardería usa palabras de ánimo, de cariño, dale mucho amor y respeta sus tiempos, haciéndole ver también lo positivo que es hacer amigos, tener una buena profesora, y poder jugar y aprender cosas chulas.     Al recogerle, no dudes en abrazarle, poner tu mejor sonrisa, y prestarle toda tu atención. Pregunta a sus profesores qué tal le ven desenvolverse y qué cosas puedes hacer tú en casa para animarle. Es importante que lo que ocurra en la guardería tenga sus ecos en casa. Ya sea aprender nuevas canciones, o jugar con bloques o colorear. Ahora más que nunca, hazle sentirse querido y protegido. Mucha comunicación. Lleva la conversación a un terreno positivo. Pregúntale qué es lo que más le ha gustado y qué ha aprendido. No se trata de obviar lo negativo. Si te dice que no quiere volver, ayúdale a pensar qué es lo que no le gusta, qué momento se le hace difícil o incómodo, qué le gustaría cambiar. Si realmente lo están pasando mal, y es posible, ofrécele quedarse en casa contigo, los abuelos o sus padrinos. Recuerda que hacerlo no es un paso atrás. Además solo sabiendo que esa opción está ahí hace que el niño sepa que le comprendes y puede darle ánimo a seguir. Forzarle a ir cuando lo está pasando realmente mal es dañino y puede tener efectos negativos a largo plazo. Lo que queremos evitar a toda costa es que asocie la guardería o la escuela con pasarlo mal. Quizás esa guardería no sea para tu hijo. No todos los niños tienen la misma relación, la misma sensibilidad, personalidad o madurez. Quizás tu hijo sea demasiado pequeño para ir a la guardería. O que esa guardería no sea para él. Si ya lo has probado todo y tu hijo sigue rechazándolo frontalmente, pide ayuda a un psicólogo infantil o valora si puedes dejarle dos días en lugar de cinco. ¿Te han servido estos consejos? Derechos de Imágenes: akshayapatraFree-Photos    
Aprendiendo juntos octubre 08, 2018

La entrada actual no tiene comentarios

Security code
He leído y acepto la política de privacidad y las condiciones de servicio
subir