Cerrar

Tu cesta solidaria (3 productos)

Total: 17 €

educo.busqueda
Inicio | Blog |Noviembre 2014 | ¿Qué está pasando con el TDAH?
¿Qué está pasando con el TDAH?

¿Qué está pasando con el TDAH?

Creciendo sanos noviembre 18, 2014
El trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad es un trastorno del comportamiento que, según algunos expertos, tiene una prevalencia entre el 10 y el 20% de la población infantil, afectando más a niños que a niñas, aunque el diagnóstico en niñas aumenta inexorablemente también año tras año. El síndrome TDAH se caracteriza por una serie de "síntomas" como son la distracción moderada o grave, períodos de atención breve, inquietud motora, inestabilidad emocional y conductas impulsivas. Aparentemente cada vez hay más niños con TDAH, sin embargo, tanto el diagnóstico como el enfoque del tratamiento varían mucho de unas zonas geográficas a otras. Ante la avalancha de niños diagnosticados con TDAH (según estos datos epidemiológicos por cada diez niños dos padecen este síndrome, lo que conlleva una escalofriante cifra de seis niños por clase, aproximadamente) hace años que están surgiendo numerosas voces, también de expertos, que aseguran que el trastorno está sobrediagnosticado y que esto responde a intereses de la industria farmacéutica. Cada vez más niños, cada vez más pronto. El principal problema del TDAH es que el tratamiento suele tratarse con psicofármacos.

¿Qué causas provocan el TDAH?

Mientras que algunos expertos aseguran que el TDAH responde a causas genéticas otros insisten en que no existen marcadores biológicos de diagnosis y que el diagnóstico es subjetivo y basado en apreciaciones de los padres o los maestros. Otros incluso afirman que la hiperactividad es una variación normal dentro de los neurotipos humanos - como ser noctámbulo, por ejemplo - y que ha servido a la evolución de la especie, que el problema principal está en que las aulas son sitios muy poco amigables para desarrollarse como persona, que convertimos asuntos normales en patologías psiquiátricas y finalmente hay quien asegura incluso que estar distraído o "soñar despierto", uno de los síntomas principales del TDAH, es incluso bueno para el desarrollo del cerebro. Y los hay que dicen que la medicación es incluso peor a la larga. La controversia está servida. Y en el centro los niños. Y los padres. Sin saber muy bien cómo posicionarse cuando el niño empieza a sacar malas notas, el maestro informa de un "mal comportamiento" o sencillamente el chaval "no para", la publicidad que a este trastorno se le está dando desde hace años puede hacer que muchos de nosotros acudamos al pediatra con la idea preconcebida de que nuestro niño es uno de esos "dos de cada diez" que tienen una patología pediátrica que ¡horror!, según las últimas informaciones puede afectar al niño toda la vida. TDAH Sin ánimo de querer tomar el tema a la ligera o posicionarnos en un tema en el que ni los expertos se ponen de acuerdo, hoy queremos dejar unos breves consejos para padres que sospechan que su hijo padece trastorno de déficit de atención con hiperactividad o sin ella.
  1. Mantén la calma: as cosas se solucionan mejor sin dramatizar.
  2. Infórmate: muchos de los comportamientos asociados al TDAH son completamente normales en niños. Algunos corresponden a diferentes fases de desarrollo, otros serán características propias de tu hijo. Cada niño es distinto. Que tu hijo sea muy movido no tiene porqué querer decir que está enfermo.
  3. Lee: cuando uno empieza a informarse sobre desarrollo infantil comienza a darse cuenta de cómo este mundo está muy mal diseñado si eres un niño. Los deberes, las extraescolares, los horarios eternos de clase...los niños son niños, tal vez tu hijo se mueve mucho porque pasa muchas horas sentado.
  4. Revisa tus expectativas: los padres muchas veces actuamos movidos por el miedo a un futuro incierto para nuestros hijos. Sacar buenas notas hoy no es sinónimo de éxito mañana, y tampoco se da el caso contrario.
  5. Revisa tu entorno: la interacción con el medio está en la base de una gran mayoría de trastornos psicológicos. Muchas veces cambiar el ambiente es suficiente para que algunas cosas mejoren.
  6. Lee más: empápate de todo lo que este trastorno implica. Consulta con expertos. Hazte experto tú. Asegúrate de que quien te informa no tenga ningún conflicto de intereses. Pregúntalo directamente si es necesario.
  7. No te quedes con la primera opción: existen multitud de enfoques ante un trastorno psiquiátrico, sobre todo en niños.
  8. Habla con tu hijo: obsérvalo, escúchalo, conócelo, Probablemente él pueda darte muchas pistas de lo que le pasa. Intenta dejar que sea él quien se defina. La vinculación con los hijos, los abrazos, el calor, el amor, son fundamentales también cuando nuestro hijo tiene algún problema, necesite medicación o no.
  9. Ten confianza: muchas veces no hay nada que temer.
[youtube http://www.youtube.com/watch?v=HpCIQKSqDd4&w=560&h=315] Derechos de imágenes: Omninate, malias.
Creciendo sanos noviembre 18, 2014

La entrada actual no tiene comentarios

Security code
He leído y acepto la política de privacidad y las condiciones de servicio
subir