Cuaderno de valores, el blog de Educo
Recuerdos de brutalidad en medio de una pandemia; una realidad para una niña refugiada rohinyá

Recuerdos de brutalidad en medio de una pandemia; una realidad para una niña refugiada rohinyá

agosto 25, 2020
El 25 de agosto es el aniversario de la violenta ofensiva militar en Myanmar que obligó a cientos de miles de familias de la etnia rohinyá a abandonar sus hogares. Para Ashika, una refugiada de trece años que vive en el campamento de Cox´s Bazar en Bangladesh, la efeméride es un recordatorio de décadas de violencia y de vulneración de los derechos y libertades más básicos.
 

Huyeron a Bangladesh "para salvar su vida"

Ashika, sus padres y sus seis hermanos huyeron a Bangladesh después de que los soldados destruyeran el pueblo donde vivían. Consiguieron cruzar la frontera cuando ya se habían quedado sin agua y sin comida. La madre de Ashika explica que huyeron “para salvar su vida”.

Lamentablemente, muchos se quedaron atrás. Según las estimaciones más conservadoras, unos 10.000 rohinyás fueron asesinados. Los soldados quemaron aldeas enteras y destruyeron todo lo que encontraron a su paso. 

Sin embargo, ahora se enfrentan a un nuevo peligro y vuelven a estar asustados. Como señala la madre de Ashika, “conseguimos un pequeño refugio, nuestro hogar, pero ahora nos enfrentamos a un nuevo peligro, el coronavirus, y es aterrador”. La familia sobrevive a base de arroz y legumbres: “Nos cuesta mucho ganar dinero y comprar comida para nuestros hijos”.

El asentamiento de refugiados donde vive Ashika ha crecido hasta convertirse en el más grande de su tipo en el mundo. De hecho, antes de la llegada de la pandemia los servicios y la infraestructura del campamento ya se encontraban al límite de sus posibilidades.

Ashika recuerda su vida en Myanmar con nostalgia. "Podía moverme libremente, aquí no puedo. Nuestra casa estaba situada en una llanura y era muy espaciosa”, explica: “En cambio, aquí nuestro hogar es diminuto y estamos rodeados de colinas. Resulta dificil ir de un sitio a otro. Antes de la pandemia, iba a la escuela y jugaba con mis amigos, ahora ya no. Esta situación hace que me sienta mal”.
 

El Club de Adolescentes de Educo

Ashika aprendió, entre otras cosas, a lavarse correctamente las manos en el Club de Adolescentes de Educo. Cree que los consejos que recibió la han ayudado a protegerse de la COVID-19: “Educo me ha enseñado cómo debo limpiarme las manos y otras medidas de higiene. Ha sido de gran utilidad”.

Gracias a los consejos que recibió Ashika en el Club de Adolescentes de Educo, su padre entendió que era muy importante invertir en mascarillas para protegerse del virus, aunque fuera un esfuerzo para su familia. “¿Qué podía hacer? Te pueden salvar la vida”, explica. 

ashika-refugiados-cox-bazar-2.jpg

A pesar de las dificultades, Ashika no renuncia a sus sueños y espera seguir estudiando para algún día convertirse en profesora.

ENTRADAS RELACIONADAS

Publica tus comentarios

Cuaderno de valores

Conoce quiénes somos, qué hacemos y por qué lo hacemos.

Síguenos en

Blog Cuaderno de valores

Recibe nuestra newsletter con todas las novedades.

BECAS COMEDOR

COLABORA

En la escuela o en casa. Ningún niño o niña sin, al menos, una comida completa al día.

Fundación lealtad

BECAS COMEDOR

En la escuela o en casa. Ningún niño o niña sin, al menos, una comida completa al día. Por favor, colabora.

1
2
3

Tu cesta solidaria