Cerrar

Tu cesta solidaria (3 productos)

Total: 17 €

educo.busqueda
Inicio | Blog |Noviembre 2016 | ¿Cuidado con el perro?
¿Cuidado con el perro?

¿Cuidado con el perro?

Creciendo sanos noviembre 28, 2016
Los perros y los seres humanos tenemos 20.000 años de historia compartida. El perro es "el mejor amigo del hombre" por derecho propio y algunos estudios científicos aseguran que mirar a tu perro a los ojos dispara la secreción de oxitocina, la llamada "hormona del amor", que refuerza los vínculos, fomenta la confianza y está relacionada con el bienestar en general. Si no tienes perro puede que estés acostumbrado a que tu hijo se esconda detrás de tus piernas cada vez que aparece uno. Tener miedo a los animales es normal, un mecanismo de protección básico para la supervivencia: si algo parece amenazador, mejor no acercarse demasiado. Los padres podemos llegar a preocuparnos mucho por los peques que tienen miedo a los perros, aunque es un miedo que, en general y si no ha habido ningún trauma por medio, se acaba superando sin más problemas. Los que tenemos perro sabemos lo mucho que disfrutan nuestros hijos de su compañía, los enormes beneficios que tiene para la vida tener una mascota desde la infancia y también que tener perro reduce el miedo a los animales. A veces demasiado... perros-ninos-2 Estás en el parque y de repente tu pequeñajo sale corriendo y pretende darle un abrazo de oso a un perro gigante, compartir su merienda con un mastín o tirarle de las orejas al pitbull del vecino, ese que siempre ladra cuando os ve pasar. El niño no tiene ni pizca de miedo, pero tú pierdes años de vida cada vez que la historia se repite. Los niños que tienen perro (y a veces otros que no tienen) pueden llegar a perder absolutamente todo el miedo a cualquier perro desconocido. Y eso nos puede dar más de un susto. Enseñar a los niños a convivir con perros va más allá de lo que podamos hacer en casa. Los perros que conviven en familias con niños suelen ser pacientes, en cierta manera entienden que quién les tira del rabo constantemente, se les sube encima y los achucha sin fin, es un cachorro que aún está aprendiendo. Los accidentes con perros familiares son raros y no hay que preocuparse en exceso, sobre todo si ambos han crecido juntos. Pero cuando salimos a la calle hay que cambiar un poco el chip. Tanto los niños que conviven con perros como los que no han de recibir algunas instrucciones para interactuar con animales desconocidos, que pueden sentirse amenazados o molestos y que, al fin y al cabo, van a reaccionar por puro instinto. Hay que explicar a los niños que no debes acercarte a un perro desconocido por sorpresa, gritando, gesticulando mucho, muy rápido o por detrás. Los niños deben saber que un perro puede interpretar una mano en alto como un gesto amenazante y en ese caso puede que intenten defenderse. Con paciencia y cariño debemos explicar a nuestros hijos que los perros desconocidos no son como el nuestro, que cada perro tiene su personalidad, su estado de ánimo y su temperamento y que merecen que se respeten sus emociones. Algunos consejos básicos para evitar sustos serían preguntar siempre al dueño si puedes acercarte, acercarte despacio y con las manos bajadas y permitir al perro olisquearte el dorso para que te vaya conociendo, rascarle un poco el cuello primero si es que se deja y no hacer movimientos muy bruscos. Despacito y siempre teniendo en cuenta que si el perro está molesto debes dejar que se vaya, que no se le puede agarrar para intentar que se quede y sobre todo que si vas con el bocadillo de chorizo en la mano es mucho más que probable que el perro crea que es para él. Los perros seguirán siendo nuestros amigos y se puede jugar mucho con perros que no son el nuestro, pero...como todo, con cuidado. Derechos de fotografía: donnierayjones, US Fisch and wildfire service
Creciendo sanos noviembre 28, 2016

Etiquetas

La entrada actual no tiene comentarios

Security code
He leído y acepto la política de privacidad y las condiciones de servicio
subir