Cerrar

Tu cesta solidaria (3 productos)

Total: 17 €

educo.busqueda
Inicio | Blog |Septiembre 2016 | Una bicicleta para Boy
Una bicicleta para Boy

Una bicicleta para Boy

Actuamos septiembre 23, 2016
Jesus, al que sus amigos llaman “Boy”, tiene 13 años y vive en la comunidad de Loreto, en la región filipina de Bícol. Hasta hace poco, su mayor sueño era tener una bicicleta con la que poder ir a la escuela. Sin embargo, la pobreza en que vive su familia convertía su deseo en quimera. Su deseo nació cuando un amigo suyo le prestó su bicicleta durante unos días. Allí descubrió que aquello podía cambiar su vida. Montado en ella, recorrer los dos quilómetros que separan su hogar –una humilde cabaña de madera y techo de hojas de palma– de la escuela ya no le supondría un esfuerzo diario. Ni tendría que levantarse mucho más temprano que sus compañeros. Además, podría realizar más fácilmente los recados domésticos como ir al mercado o a buscar agua, ya que su cabaña está muy alejada de la población. Pero la realidad topaba con su anhelo. La familia de Boy apenas cuenta con recursos económicos. Su padre es un pequeño agricultor y su madre se dedica a cuidar del hogar. El hermano mayor ayuda a su padre en el campo y sus dos hermanas mayores han emigrado a Manila. Los pequeños van a la escuela. Tienen lo justo para subsistir.

Sueños cumplidos

En junio, Boy vio su sueño hecho realidad cuando Educo le entregó una bicicleta. En estos dos meses, parece otro. Cada día se levanta ilusionado por ir a la escuela y se esmera todavía más en los estudios. Nunca falta a clase y, además, ya no refunfuña cuando su madre le pide que vaya a comprar al mercado.

Boy en bicicleta Cada día, Boy recorre dos quilómetros por una senda entre los árboles para llegar a la escuela

  Igual que él, muchos otros niños y niñas que viven en comunidades remotas en municipios donde Educo está presente han recibido bicicletas para que asistan a clase y continúen su educación. La larga distancia que muchos niños han de recorrer a diario para ir al colegio es una de las principales causas de abandono escolar y de bajo rendimiento académico, ya que los alumnos llegan cansados y desmotivados. Este es el caso, por ejemplo, de Dave, un pequeño que estudia quinto de primaria en Guiron. Sin medios de transporte para poder ir a la escuela, el único remedio era caminar diariamente una hora para llegar a clase. Muchos días llegaba tarde y también era el último en regresar a casa, con lo que le quedaba poco tiempo para jugar o estudiar. Ahora, su vida también ha cambiado. Él y nueve alumnos más de Guiron que también viven alejados han recibido una bicicleta por parte de Educo. “Ya no llego tarde a la escuela, tengo más tiempo para jugar y hacer otras actividades como participar en las sesiones de lectura”, nos dice Dave. También reconoce que ahora da más valor a la educación. Uno de los objetivos de nuestros proyectos educativos en Filipinas es facilitar que todos los niños puedan ir a la escuela y estudiar en condiciones. A veces, una simple bicicleta nos ayuda a cumplir este anhelo.

Dave_bicicleta Dave y sus amigos de clase muestran alegres las bicicletas que les ha entregado Educo

 
Actuamos septiembre 23, 2016

La entrada actual no tiene comentarios

Security code
He leído y acepto la política de privacidad y las condiciones de servicio
subir