Cuaderno de valores, el blog de Educo
Consejos para no caer en abusos online

Consejos para no caer en abusos online

julio 23, 2021
Gracias a las redes sociales podemos interactuar y establecer relaciones tanto personales como laborales y conocer las últimas noticias. Conectar con profesionales que nos ayuden a mejorar nuestro proyecto, o incluso, ejercer la participación ciudadana. Nos mantienen cerca de los nuestros, y son ideales para mantener el contacto con amigos o amigas lejanas. Pero todo ese poder que tienen las redes puede volverse en contra, pues son un arma de doble filo. Más allá de las fake news, de la reducción de tu propia productividad o de los peligros de la adicción, las redes sociales  son también puerta de entrada de interesados, oportunistas y abusadores. A través de ellas podrían llegar a suplantarte la identidad, a acosarte y amenazarte. Podrías incluso ser víctima de trata de personas. 

Internet: el truco y la trata

La incursión en entornos digitales, no solo como lugar para la comunicación y el ocio sino también como medio para el aprendizaje escolar (valiéndose de distintas aplicaciones y de las redes sociales), es cada vez más frecuente entre niños, niñas y adolescentes.  Es por ello que abusadores y criminales, e incluso redes de trata de personas, se han volcado en estos espacios, ubicando ahí sus procesos de identificación y captación de víctimas. 
Educar en el uso correcto y responsable de los contextos digitales es la mejor estrategia para proteger, en un mundo globalizado y digitalizado, a millones de niños, niñas y adolescentes de los posibles abusos de internet. Pero no solo a ellos, también a sus familias y a la sociedad. 

Inseguridad online: consejos para mantenerse lejos de abusos en las redes

Hoy más que nunca, la protección de la infancia pasa por un uso adecuado de internet. Cada vez son más los casos de adolescentes, hombres y mujeres, que son captados a través de redes sociales como Facebook, Instagram, WhatsApp, Tik Tok u otras que conocemos y utilizamos diariamente. 
Si tienes hijos o hijas, o si tú misma eres de las que gusta compartir información personal en las redes, esta serie de consejos te ayudarán a no bajar la guardia. Aunque estés en casa y pienses que es un espacio seguro, puede haber alguien al otro lado con intenciones deshonestas. 
  • Anímate a incursionar y aprende a prevenir riesgo. Antes de nada, tienes que familiarizarte con las redes y las plataformas. Combate la brecha generacional, en este caso también digital, perdiendo el miedo y el desinterés. No critiques, explora y conoce todo lo positivo que las redes ofrecen, pero también sus peligros. 
  • Establece reglas de uso de las redes sociales claras. Acuerda y consensua reglas con tus hijos e hijas. Que sean claras en cuanto a uso de internet, horarios y espacios en los que es mejor no incursionar ya sea por la edad o por los riesgos. 
  • Conoce los métodos de seguridad y protección de cada plataforma. Identifica y activa junto a tus hijos e hijas las medidas de seguridad y bloqueos pertinentes. Infórmate de cómo puedes realizar denuncias. La responsabilidad no ha de caer solo en el adolescente, sino también en ti. 
  • La importancia de la imagen y la información personal. Háblales de la importancia de proteger la propia imagen y la información personal. No coartes su necesidad de socialización e imagen pública propia de la adolescencia, pero acompáñalos para poder realizarlo de forma segura, con publicaciones e imágenes que no conlleven riesgo. 
  • Convierte las redes en un tema para tratar en común y no un tema de conflicto. Conversa constantemente con tus hijos sobre lo que han estado haciendo, muéstrales también lo que tú haces. Enséñales a reconocer las primeras señales de peligro.
  • Exprésales claramente tus preocupaciones y temores. Si no saben claramente tus temores, no podrán entender tus reacciones. Que sepan que les entiendes y quieres y es por eso que te preocupas. 
  • Predica con el ejemplo. Cuida tú también la información que publicas. No permitas que a través de una publicación tuya los criminales puedan identificar una posible víctima y tratar de entrar en contacto con ella.
  • Atención a los cambios repentinos de conducta. Si notas depresión, miedo, angustia, nervios, o cambio de comportamiento en tus hijos e hijas cuando llega un mensaje, pueden ser señales de que existe un problema.
  • Educar no significa castigar. Educar es orientar, acompañar e informar de manera fácil y constante. Nunca los culpabilices. Si mandó una foto, si respondió a un comentario que no debía o si hizo alguna publicación inoportuna y ahora tiene problemas, lo último que necesita es que tú te enfades o lo castigues. Buscad soluciones. 

Señales de peligro de abusos online

Todos estos consejos para incursionar junto a tus hijos e hijas en las redes sociales, y poner en común problemáticas que puedan suceder, son necesarios para saber estar alerta y alejarse de potenciales abusos online. Pero ¿cuáles son las señales de peligro online a las que tenemos que prestar atención? Te enseñamos a reconocer algunas señales de peligro. 
  • Un amigo de internet no es un amigo real. Los niños y niñas no ven como extraños a las personas que han conocido a través de las redes sociales o los juegos en línea. Es importante explicarles que es fácil que la gente mienta sobre su edad o su nombre, y es bueno hablar sobre estos “amigos”: ¿Cómo los has conocido? ¿Cómo eliges que se conviertan en tus amigos? ¿De qué te gusta hablar con ellos? ¿A qué jugáis?
  • Mucho interés en ti. La gente que abusa en las redes sociales utiliza perfiles falsos, con fotos similares a las nuestras o a las que son tendencia, para lograr nuestra amistad y nuestra confianza. Si no le conoces de nada y muestra mucho interés por ti, sospecha. 
  • Demasiado bonito para ser verdad. De pronto, una persona salida de la nada empatiza contigo, te da la razón en todo y presume de comprender tus problemas y conflictos. No te fíes de alguien que te hace muchas preguntas, te alaga contantemente y te ofrece regalos. Hay personas con malas intenciones que utilizan jóvenes, hombres o mujeres, para enamorar a las víctimas y luego aprovecharse de esa relación, incluso pueden llegar a fingir ser otra persona.
  • Quieren conocer tu identidad. Guarda tu información personal. Tu nombre completo, edad o dirección son datos personales. Nadie debería estar interesado en estas cosas así. Protege tu ubicación. 
  • Una relación secreta. Protégete de alguien que te pide que no hables de vuestra relación con otras personas, especialmente con adultos. 
  • No termina de mostrarse. Protégete si las fotos que te envía un contacto en redes son siempre las mismas y no se muestra en video-llamadas y utiliza pretextos.
  • La fama sale cara. Algunos adolescentes ven las redes como un lugar donde jugar, divertirse, socializar e incluso “hacerse famoso”. Pero cuidado, algunas redes no tienen filtro y permiten que alguien pueda ver tu contenido sin haberse “hecho tu amigo” previamente. Es el caso de Tik Tok, donde todos los vídeos pueden verse públicamente y cualquier persona puede enviar mensajes directamente.
  • Cuidado con la cámara web. Reserva el uso de cámara web solo para familiares y amistades más próximas.
  • Una oferta que nadie podría rechazar. Detrás de un trabajo demasiado atractivo puede esconderse una red de trata. Éstas se sirven de plataformas como Marketplace o Grupos de trabajo de Facebook para ofrecer trabajos muy bien remunerados, con requisitos casi inexistentes, para captar adolescentes que tienen la necesidad de trabajar y generar recursos para ayudar a sus familias. No aceptes invitaciones, citas o entrevistas de trabajo, por muy seguras que parezcan. 
  • Cítate solo con personas que conoces. Júntate solo con personas conocidas. Los encuentros con desconocidos o personas que solo conoces a través de chats son muy peligrosos. 

Fuera culpas y vergüenza 

Si a pesar de reconocer las señales de alarma y de poner en práctica estos consejos, piensas que tu hijo, hija o tú mismo has podido ser captado por alguien con malas intenciones, no sientas culpa ni vergüenza; pide ayuda. Lo más importante es tu seguridad así que cuéntale a alguna persona adulta de tu confianza lo que te está pasando. Por otro lado, si aceptaste una relación o una oferta y ahora las cosas no resultan como esperabas, no es tu culpa. Puedes estar aún a tiempo de recuperar tu libertad y tu vida. Busca ayuda. 

Haz lo mismo con tu círculo y cuida a tus amigos de verdad. Si crees que alguna persona amiga está en una situación de riesgo o peligro, cuéntaselo a algún adulto de tu confianza y aconseja a ese amigo que haga lo propio con alguien de su entorno. Y no te olvides de la importancia de denunciar y bloquear. Si la actitud de alguien hace saltar tus alarmas no te quedes de brazos cruzados. Bloquea y denuncia para que no pueda seguir engañando a ninguna otra persona. 

Foto de Julia M Cameron en Pexels

conciencias , Derechos de la Infancia , Educación infantil

ENTRADAS RELACIONADAS

Publica tus comentarios

Cuaderno de valores

Conoce quiénes somos, qué hacemos y por qué lo hacemos.

Síguenos en

Blog Cuaderno de valores

Recibe nuestra newsletter con todas las novedades.

BECAS COMEDOR

COLABORA

En la escuela o en casa. Ningún niño o niña sin, al menos, una comida completa al día.

Fundación lealtad

BECAS COMEDOR

En la escuela o en casa. Ningún niño o niña sin, al menos, una comida completa al día. Por favor, colabora.

1
2
3

Tu cesta solidaria