Cerrar

Tu cesta solidaria (3 productos)

Total: 17 €

educo.busqueda
Inicio | Blog |Enero 2019 | ¿Cómo podemos ayudar al niño inseguro?
¿Cómo podemos ayudar al niño inseguro?

¿Cómo podemos ayudar al niño inseguro?

Creciendo sanos enero 21, 2019

¿Tienes un niño inseguro en casa? Entonces no puedes perderte nuestro artículo de hoy. En Educo te contamos cuáles son las inseguridad infantiles más habituales, qué provoca esa sensación en los niños y cómo ayudar a tu hijo a superar su inseguridad.

¡Acompáñanos!

¿Qué son las inseguridades infantiles?

Insegurao1.png

Todos los niños sufren a veces de inseguridades, pero ¿qué son realmente? La inseguridad es el temor o miedo a fracasar, perder el amor o la atención de sus padres (principalmente, aunque también se refiere a otras personas que puedan ser referentes para los pequeños).

Las inseguridades no necesariamente son reales, pueden ser imaginarias o basadas en un estado emocional o sensación de los niños. A nivel sintomático, las inseguridades pueden afectar la conducta del pequeño, tanto a nivel social como a nivel cognitivo.

Los principales síntomas que nos indican que el pequeño podría llegar a tener problemas de inseguridad son:

  1. dudas extremas para tomar cualquier decisión

  2. se frustra fácilmente

  3. borra sus ejercicios por miedo a fracasar

  4. se comporta como un niño poco autónomo

  5. le cuesta hacer amigos

  6. no cree en sí mismo

  7. tiene muchos miedos, incluso algunos que no guardan relación con su edad

  8. tiene pesadillas

Miedos infantiles

Los niños inseguros suelen manifestar la falta de confianza en sí mismos a través de miedos, como ya hemos mencionado en el punto anterior. Algunas veces los miedos son comunes a otros niños de la misma edad pero muchas veces los niños inseguros sostienen miedos típicos de niños más pequeños a lo largo de los años.

Veamos juntos cuáles son los miedos infantiles más habituales:

  • Miedo a la oscuridad: debe ser el miedo más común de todos. Se relaciona con la desbordante imaginación infantil que lleva a los pequeños a sentir que les rodean monstruos por ejemplo. Sin embargo, también existe una relación con la separación de los padres durante la noche.

  • Miedo a los animales: el miedo a los perros es uno de los más normales. Detrás del mismo se esconde el miedo a lo desconocido.

  • Miedo a ir al colegio: este puede desarrollarse como respuesta al bullying o sencillamente por la percepción de una situación por parte de un niño muy sensible.

  • Miedo a los médicos: el pediatra vacuna a los niños de manera reiterada durante su primer año de vida y aunque pensemos lo contrario, los bebés registran todo y pueden desarrollar miedo al médico.

  • Miedo a lastimarse: se da por lo general en el caso de padres sobreprotectores que, sin darse cuenta, inculcan al niño el miedo a lo que "podría llegar a suceder".

  • Miedo a dormir fuera de casa: algunos niños experimentan ansiedad cuando duermen fuera de casa. Esto se debe al miedo a lo desconocido y a la separación de sus padres.

  • Miedo al agua: suele darse frente a un caso traumático, por ejemplo si el niño se ha caído a la piscina.

Ahora bien, como ves, la mayoría de estos miedos comunes se relacionan más con una percepción personal que con una realidad. Es decir que las inseguridades que el niño vivencia no son realmente peligrosas para él, al menos no más allá de su propio pensamiento y sentimientos: se tratan de inseguridades psicológicas. Sin embargo, muchos niños en el mundo padecen inseguridades físicas y reales que ponen en peligro su integridad.

¿Sabías que muchos niños sufren por no recibir la cantidad diaria de nutrientes que necesitan? Según datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud), cada año mueren en todo el mundo más de cinco millones de niños y niñas menores de cinco años, la mitad por causas relacionadas con la desnutrición.
Otros tantos niños no pueden asistir a la escuela ya sea por ayudar a sus familias en el campo o con el "negocio" familiar, por no contar con una escuela cerca de su casa o simplemente, porque existen preocupaciones superiores a la educación (por ejemplo, la falta de alimento). Como ves, una gran cantidad de niños en España y otros países del mundo padece inseguridades que atentan contra sus derechos y su completo desarrollo.

Desde Educo, te invitamos a poder cambiar esa realidad. ¿Cómo? Es muy sencillo y tienes muchísimas opciones que se adaptan a tus deseos y presupuesto:

  • Donación mensual o única: puedes donar un regalo como una caja de crayones, un kit de nutrición o una Beca Ella, entre otros. Tú eliges si prefieres hacer una donación mensual o una única donación.

  • EducoBox: es una caja de experiencias, perfecta para regalar en Navidad, por un cumpleaños o en cualquier ocasión especial. Quien la reciba podrá donar ¡lo que desee!

  • Beca comedor: ayuda a los niños que más lo necesitan a recibir una buena comida al día.

  • Beca Ella: ayuda a que una niña continúe estudiando.

  • Apadrina un niño o una niña para que reciba comida y educación.

Otras opciones para contribuir con nuestros proyectos de acción social es hacerte socio o ser voluntario. Y recuerda que puedes desgravar tus donaciones de la declaración de la renta.

¿Qué provoca inseguridad en los niños?

Insegurao2.png

Es difícil decir qué genera inseguridad de manera concluyente pero existen algunos factores que influyen en el desarrollo de este estado anímico:

  • Un estilo educativo autoritario puede afectar la visión del niño sobre sí mismo. Cuando los padres actuamos de manera demasiado estricta y/o sobreprotectora, los pequeños pueden sentirse estresado, con miedo a fracasar y a decepcionar a sus padres, incluso podemos generar en ellos un sentimiento de inferioridad y baja autoestima.

  • Las comparaciones con hermanos u otros niños pueden generar también inseguridad infantil, además de celos. Al igual que en la causa anterior, aquí pueden aparecer casos de sentimientos de inferioridad y baja autoestima.

  • La falta de cariño (o expresión de cariño) por parte de los padres puede llegar a generar en el niño sensación de rechazo, afectando su modo de ver el mundo y a sí mismo.

8 consejos para ayudar al niño inseguro

Ahora bien, si has llegado a la conclusión de que tienes en casa un niño inseguro, ¡no desesperes! Te damos algunos consejos para ayudarle:

  1. Demuéstrale tu cariño: los niños necesitan demostraciones de afecto. No te cortes y abraza a tu hijo. Dile cuánto le amas y que siempre estarás a su lado, no importa qué suceda.

  2. Dedícale tiempo: lo más valioso que tenemos en la vida es nuestro tiempo. ¡Regálaselo a tu hijo! De esta manera se sentirá valioso y amado.

  3. Deja que se equivoque: los niños deben aprender a equivocarse. Al fin y al cabo, ¡no es tan grave! No le retes, demuéstrale que una equivocación es una oportunidad para aprender y crecer.

  4. Felicita a tu hijo: y no nos referimos solamente a felicitarle por un objetivo cumplido sino por el esfuerzo que ha puesto en conseguirlo. Demostremos a nuestros pequeños que importa más el trabajo realizado que el resultado obtenido.

  5. Anímale a tomar riesgos: acompáñale y anímale para que supere sus miedos.

  6. Fomenta su autonomía: los niños necesitan responsabilidades, esa es la mejor manera de criar niños autónomos. Además, de esta manera, al conseguir realizar una tarea se sentirán valiosos y aumentará su autoconfianza. Por supuesto, busca responsabilidades acordes a la edad de cada pequeño.

  7. Minimiza los fracasos: no dejes que tu hijo se hunda bajo el peso de un fracaso. Comparte con él tus propias experiencias.

  8. Sé su ejemplo: demuéstrale que equivocarse es normal y que lo más importante es el esfuerzo.

¿Qué te parecen nuestros consejos para tratar con el niño inseguro?

Derechos de las imágenes: Freepik, Freepik, Freepik

Creciendo sanos enero 21, 2019

La entrada actual no tiene comentarios

Security code
He leído y acepto la política de privacidad y las condiciones de servicio
subir