Cerrar

Tu cesta solidaria (3 productos)

Total: 17 €

educo.busqueda
Inicio | Blog |Julio 2018 | Mi hijo es tímido y le cuesta hacer amigos
Mi hijo es tímido y le cuesta hacer amigos

Mi hijo es tímido y le cuesta hacer amigos

Creciendo sanos julio 26, 2018
La interacción social es sumamente importante a lo largo de toda la vida, incluso en la temprana infancia. Ahora bien, ¿qué pasa si tu hijo es tímido? Un rasgo de aproximadamente el 15% de los niños menores de 6 años (¿Mi hijo es tímido?, María Inés Monjas Casares). Hoy en Educo hablamos sobre los niños tímidos y cómo ayudarles a franquear esa barrera y crear lazos sociales.

La timidez, un rasgo de carácter bastante común

Consejos para ayudar a un niño tímido Definir la timidez no es sencillo, por eso hemos acudido a la Real Academia Española... y tampoco hemos obtenido grandes resultados. "Timidez: cualidad de tímido". Ok, hemos buscado tímido y su definición es: "temeroso, medroso, encogido y corto de ánimo". Como no nos ha convencido demasiado esta definición, vamos a intentar descubrir junto a ti cuáles son los rasgos de un niño tímido. La timidez es un rasgo bastante habitual en la infancia que se caracteriza por la evitación del contacto social con otras personas. A veces esta evitación es generalizada y otras, puntual. Es decir que a veces el niño puede vivir momentos de timidez, por ejemplo cuando se encuentra en una reunión con muchas personas, o vivir la timidez como un rasgo propio y cotidiano, aún cuando frente a él haya sólo una persona. Determinar características generales para la timidez no es sencillo porque cada niño puede vivirlo de manera diferente. Mientras un niño puede mostrarse retraído y ocultarse, otro puede demostrar ansiedad. En general, la timidez se evidencia en niños pequeños cuando estos se esconden tras las piernas de mamá. Presta especial atención a las informaciones que te comunique la maestra sobre su comportamiento en el jardín de infancia: un niño de 3 o 4 años que prefiere jugar siempre solo (siempre es la clave y no de a ratos) puede tener un grado de timidez que le impida relacionarse normalmente.

¿Es la timidez un problema?

Ahora bien, si la timidez es un rasgo de carácter que puede ser innato o adquirido, ¿está bien intentar modificarlo? Es decir, ¿es realmente la timidez un problema? La timidez no es un problema en sí, siempre y cuando no impida al niño desarrollar lazos afectivos y realizar actividades con normalidad. A ver... si el niño actúa con un poco de timidez, pero tras un período de habituación, logra franquear la barrera de la timidez e incorporarse al grupo, no es un problema. Ahora, si hablamos de un niño que se mantiene siempre aislado, sin participar en el grupo, entonces sí podemos ponernos alertas. ¿Por qué? Pues sencillamente porque necesita ayuda para sociabilizar e integrarse. Si no lo hace, podrían llegar a faltarle lazos emocionales y afectivos, mostrar déficit de autoestima e, incluso, podría terminar siendo víctima del bullying.

Cómo ayudar a los niños a superar la timidez

Cómo vencer la timidez infantil Veamos juntos algunas actitudes que nosotros, como padres, podemos llevar a cabo para intentar ayudar a nuestros hijos tímidos:
  1. No forzar al niño: Obligar a un niño a saludar con un beso o a jugar con otros niños puede ser contraproducente. ¿Por qué? Primero, porque no conseguirás nada obligándole y, segundo, porque tu hijo se resistirá cada vez más a esas actividades forzadas. Dile a tu hijo que debe saludar, dar las gracias y pedir por favor, ya que esas son las normas de educación y cortesía, pero no le obligues a realizar más interacción si él no lo siente.
  2. No sobreprotejas a tus hijos: Aunque parezca raro, a veces hay que dejar que los niños actúen solos. Si ves a tu hijo en una situación aislada, donde se encuentra retraído en un costado, no acudas a consolarle. Debes darle espacio para que venza sus miedos y se acerque a otros niños.
  3. Da ejemplo: Los niños miran siempre a sus padres y ¡nos imitan! Por eso es tan importante que te muestres sociable y desinhibido ante situaciones nuevas. Enseña a tus hijos a través de tu ejemplo cómo actuar frente a gente que no conocen.
  4. Evita las etiquetas: No nos cansaremos nunca de repetirlo. Las etiquetas pueden ser peligrosas. ¡Evítalas! Si tu hijo escucha siempre una determinada etiqueta asociada a sí mismo, terminará creyéndosela y pasará a definirle. ¿No es mejor que él se autodefina como él quiera a medida que crezca?
  5. Busca oportunidades para que tu hijo socialice: Apúntale a una clase que le apetezca o a un deporte, organiza salidas con amigos con niños... ¡lo que se te ocurra! La idea es darle a tu hijo la oportunidad de enfrentarse a situaciones nuevas contigo a su lado para darle seguridad. Verás cómo poco a poco irá venciendo las barreras que le impiden relacionarse con otros.
  6. Habla con tu hijo sobre sus temores: A veces hablar aligera una carga, ¿verdad? Permite a tu hijo que te cuente qué siente cuando está rodeado de gente o en una situación nueva. Quizá hablando puedas ayudarle.
  7. Dile que ser tímido no es malo: Por supuesto, evita las etiquetas. Sólo hazle entender que cada uno es como es, que no hay personalidades malas ni buenas, que cada uno debe intentar corregir aquellas cosas que no le hacen feliz y aceptarse tal cual es.
  8. Juega con él a las representaciones: Con muñecos o sin ellos, ¡como si se tratase de una obra de teatro! La idea es que tu hijo se enfrente a aquello que le genera miedo y que vaya ganando confianza para situaciones reales.
  9. Organiza un juego con metas: Si tu hijo está de acuerdo, podéis organizar juntos un juego con metas y cada meta cumplida es un punto. Al obtener 10 puntos, ¡tendrá un premio! Sentarse cerca de un niño en el parque puede ser una meta, saludar otra... ¡las metas son infinitas! Eso sí, recuerda ponerle metas pequeñas. La idea es que tu hijo dé pasos pequeños, pero seguros.
  10. Recompénsale: No nos referimos a un juguete o dinero, claro que no, sino a reconocer sus méritos y su esfuerzo. Valora cada pequeño paso que tu hijo haga, aún cuando parezca pequeño o luego le siga algún retroceso. Demuéstrale a tu hijo que siempre estarás a su lado y que podrá contar contigo toda la vida.
La timidez es una pequeña barrera que tu hijo podrá franquear con tu ayuda y acompañamiento. Si notas que entablar nuevas relaciones sociales es extremadamente difícil para tu hijo, te recomendamos que consultes con tu médico pediatra para que te derive a una consulta psicológica. Un psicólogo infantil podrá darte pautas para ayudar a tu niño a vencer sus temores. Derechos de las imágenes: Freepik, Freepik, jcomp-Freepik
Creciendo sanos julio 26, 2018

La entrada actual no tiene comentarios

Security code
He leído y acepto la política de privacidad y las condiciones de servicio
subir