Cerrar

Tu cesta solidaria (3 productos)

Total: 17 €

educo.busqueda
Inicio | Blog |Mayo 2018 | ¿Por qué coleccionar es bueno para los niños?
¿Por qué coleccionar es bueno para los niños?

¿Por qué coleccionar es bueno para los niños?

Creciendo sanos mayo 22, 2018
¿Recuerdas qué coleccionabas tú de pequeño? Seguro que algo: ¿cromos, piedras, monedas, billetes, pegatinas, sellos...? Casi todos hemos tenido alguna colección que cuidábamos con esmero y de la cual ¡nos sentíamos muy orgullosos! Ahora bien, ¿por qué coleccionar es beneficioso para los niños? Hoy en Educo hablamos de una actividad educativa que nos encanta: ¡coleccionar! Descubre junto a nosotros por qué a los niños les gusta coleccionar, cuáles son los beneficios de esta actividad y ¡nuestras ideas para crear una colección!

¿Por qué a los niños les gusta coleccionar?

La mayoría de los peques sobre los 6, 7 u 8 años comienzan una colección. Pero... ¿por qué? Su propio desarrollo intelectual les lleva a buscar actividades donde puedan aprender y poner a prueba sus conocimientos de clasificación y orden. ¿Existe algo mejor que una colección para ello? Sin embargo, eso no es todo. Las colecciones tienen un intrínseco valor social, es decir que son aceptadas y valoradas por nuestra sociedad, siendo además una buena oportunidad para sociabilizar. "Sile, nole, sile, nole..." ¿Te suena? Mediante esas simples palabras, los niños intercambian piezas de sus colecciones y forjan relaciones. Además, ¡coleccionar puede ser muy divertido! Sobre todo cuando se consigue una pieza especialmente complicada. ¿Recuerdas la emoción de conseguir ese cromo que te faltaba para llenar el album?

Beneficios de coleccionar para los niños

Colecciones: por qué coleccionan los niños Imagen: Andrés Nieto Porras

Coleccionar es una actividad educativa que tiene un sinfín de beneficios para los niños. Veamos algunos de ellos:
  1. Los niños se entretienen un rato lejos de las pantallas: coleccionar aleja a los niños de los videojuegos, las redes sociales y la televisión ¡al menos por un rato! Nada en contra de la tecnología pero ¡qué bonito es disfrutar del intercambio cara a cara y de la paz de la vida "off line"!
  2. Se fomenta la concentración: un niño que colecciona es un peque que presta atención y se concentra para saber exactamente qué cromo, sello o pieza le falta, cómo ordenar su colección, cómo cuidarla y cómo completarla.
  3. Ayuda a la sociabilización: una colección puede ayudar a los niños tímidos a romper el hielo. ¿Cómo? Muy sencillo: cambiando un sello, por ejemplo, el peque puede conocer a otros niños y entablar una amistad más fácilmente que cuando el peso de la conversación inicial recae íntegramente sobre él.
  4. Desarrolla la tolerancia a la frustración: cuando el niño no consigue una determinada pieza, se frusta. Es una reacción normal y natural de cualquier ser humano. Pues bien, al coleccionar, tu hijo estará expuesto a esta frustración y poco a poco, aprenderá a tolerarla y a convivir con ella.
  5. Enseña a ordenar: una colección sin orden ¡no existe! Los niños aprenden a ordenar sus piezas porque sino ¡se pierden!
  6. Educa al niño sobre el valor del dinero: un pequeño coleccionista aprenderá de a poco el valor del dinero porque ¡muchas veces tendrá que usar sus propias monedas para seguir completando su colección!
  7. Enseña el valor del esfuerzo y la constancia: la única manera de completar una colección es trabajar duro, algo que tu hijo aprenderá rápidamente.
  8. Se desarrolla la memoria: cualquier coleccionista es capaz de recordar las piezas que tiene y las que le faltan. ¡Un ejercicio de memoria muy divertido!
  9. Enseña a tomar decisiones: "¿cambio tal o cual pieza por otra o mejor no?" Los pequeños coleccionistas deben tomar decisiones, evaluando cada posibilidad y si les conviene o no.
  10. Fomenta la autonomía: si bien es nuestra idea que acompañes a tu hijo en la creación de su colección, será él quien la maneje ¡de principio a fin!

15 ideas para coleccionar

Beneficios de las colecciones en los niños Imagen: valeria_aksakova-Freepik

Antes de pasar a darte ideas para que tu hijo cree su primera colección, queremos darte una importante recomendación: deja que tu hijo elija algo que realmente le guste. La idea de coleccionar debería ser a largo (o al menos a mediano) plazo, es decir que para que esta actividad sea realmente educativa y alejada del consumismo, se espera que el peque siga una colección en el tiempo. No se desea fomentar que el niño compre cosas, para nada, de hecho muchas colecciones pueden realizarse con cosas que no necesariamente deben comprarse, sino fomentar su interés por una temática y por un conocimiento a fondo de la misma.
  • Conchas marinas: de cara a las vacaciones, ¡tu peque puede iniciar su colección de conchas marinas! ¿Lo mejor? Son bonitas y puedes encontrarlas paseando por la playa.
  • Juguetes: sin duda, es una de las colecciones más habituales. Coleccionar coches, muñecas o figuras de acción puede ser divertido y ¡el día de mañana los hijos de tus hijos podrán continuar con la colección!
  • Rocas: las piedras y/o geodas puedes comprarse ¡o buscarse al aire libre!
  • Globos de nieve: a casi todos los peques les gustan y ¡es que son preciosos!
  • Cromos: otra de las colecciones más habituales. El mayor riesgo puede ser que el peque se fruste si no termina el album.
  • Pegatinas: otra de las ideas comunes. ¿Lo bueno? Es una colección que nunca se completa.
  • Fotografías: de paisajes, de personas, a color o en blanco y negro, ¡las posibilidades son infinitas!
  • Llaves: de todos los colores, tamaños y formatos.
  • Libros: una buena colección de libros infantiles puede ser ¡una gran idea para los pequeños lectores!
  • Cajas de fósforos: las hay con paisajes, con dibujos, con pinturas o simplemente, con el nombre de una ciudad, país u hotel.
  • Monedas y/o billetes: ¡de todas las épocas y países del mundo!
  • Postales: existen websites como Postcrossing donde puedes inscribir a tu hijo y otros niños de diferentes partes del mundo le enviarán una postal a cambio de que él les envíe otra.
  • Plumas: tu peque puede recoger las plumas que encuentre en sus paseos por el parque, el bosque o el zoo.
  • Hojas: de diferentes tamaños y formas. Se pueden secar y coleccionar en una carpeta.
  • Flores: al igual que la opción anterior, deben secarse para que se conserven.
¿Qué te parecen nuestras ideas para coleccionar? Por supuesto, hay muchas más opciones  porque casi todo puede coleccionarse: marcapáginas, llaveros, cucharas... Derechos de las imágenes: Daniel Davis, Andrés Nieto Porras, valeria_aksakova-Freepik
Creciendo sanos mayo 22, 2018

La entrada actual no tiene comentarios

Security code
He leído y acepto la política de privacidad y las condiciones de servicio
subir