Cuaderno de valores, el blog de Educo
“Solo con la primera reunión, mi vida cambió”

“Solo con la primera reunión, mi vida cambió”

julio 10, 2023

El consumo de drogas es un problema grave tanto para la persona que lo consume como para su familia y las personas cercanas que tiene a su alrededor. Pero hay que dar un paso más allá y entender qué es lo que provoca que ciertas personas prefieran evadirse de su vida y olvidar por un momento su realidad. Vivir constantemente en la pobreza es uno de estos disparadores.  

La madre de Chhaynith es ama de casa, y de vez en cuando hace escobas y su padre, obrero de la construcción, sale de casa muy temprano todos los días y vuelve muy tarde por la noche, casi siempre muy bebido. Los dos consumían alcohol casi a diario.

Esta joven camboyana nos cuenta que sus padres discutían con frecuencia y muchas veces llegaban a las manos, tanto entre ellos como con sus tres hijos, ella incluida: "No estaba contenta y me apenaba al ver que mis padres siempre se peleaban. Eso repercutía negativamente en mis estudios", afirma Chhaynith.  

Un grave problema que había que resolver 



La violencia dentro de la familia es un grave problema que se da muy a menudo en las comunidades rurales más aisladas de la provincia de Battambang. Algo que nos preocupa ya que afecta al buen desarrollo de los niños y las niñas.  

Pero el sentirse escuchados y comprendidos por un grupo de personas, aprender de las historias de otros, compartir experiencias y oír voces de expertos puede suponer un gran cambio en la vida de la gente. Es lo que le sucedió a esta familia cuando la madre de Chhaynith se unió a nuestro grupo de crianza en positivo. El objetivo de nuestra educación parental positiva es invertir esta situación para que la infancia pueda crecer en un entorno seguro. 

Ya hace más de tres años que la comunidad de esta familia conoció nuestro proyecto y decidieron unirse para seguir transmitiendo todos estos conocimientos de familia a familia. Creamos un grupo de jóvenes voluntarios de la comunidad a los que se enseñaron todos los conocimientos, incluida la crianza positiva, y así todas estas prácticas siguen viajando de unos padres a otros.  

grupo-crianza.jpg

Desde que empezamos a llevar a cabo este proyecto en marzo de 2020: 

  • Hemos conseguido que se aprueben tres políticas y directrices clave en materia de protección infantil para mejorar la rendición de cuentas del gobierno en esta materia.  
     

  • Más de 1000 familias y cuidadores han recibido formación y apoyo continuo sobre conocimientos de parentalidad y crianza en positivo.  
     

  • 59 niños y niñas víctimas de violencia han recibido apoyo de los servicios sociales. 

"Sentí que mi vida cambiaba cuando me uní al grupo de padres y aprendí maneras de jugar con mis hijos. Ya solo con el primer encuentro mi ansiedad bajó”, nos cuenta Savdy, la madre de Chhaynith, y añade: “Ahora disfruto jugando a las actividades, aprendiendo de otras madres, y me gustaría participar en más". Tanto es así que Savdy empezó a reducir su consumo de alcohol y a cuidar de sus hijos.   



"Mi antigua vida ha terminado. Estoy empezando una nueva y mejor. Creo que fui una mala madre. Suerte que cambié. Empecé a mostrar amor a mis hijos, jugaba con ellos, les besaba y trataba con cariño. Y no solo eso, gracias a las charlas, también entendí la importancia de inscribirlos en el registro y fui a buscar su certificado de nacimiento”, nos cuenta Saydy.  

El grupo de padres y madres ayudó a Savdy a controlar mejor su ira. Hoy ha aprendido a perdonar, especialmente a su marido, y su relación es ahora más tranquila. Aun así, la participación en este tipo de sesiones por parte de los hombres es casi inexistente, cuando la mayoría de las veces son ellos los responsables de las agresiones, pero están todo el día en el campo trabajando y no encuentran momentos para aprender a ser mejores padres y personas. 

Los tres niños, sobre todo Chhaynith, han visto como su vida ha mejorado desde que su madre aprende de este estilo de vida positivo: "Espero que mis padres se sigan llevando siempre bien. En mi familia hoy se respira calma y tranquilidad y gracias a eso hoy puedo estudiar sin pensar en nada más. Tanto es así que soy la que ha sacado mejores notas de mi clase", nos explica la joven que quiere ser profesora para evitar que las futuras generaciones sufran y escojan malos caminos, como las pandillas o las drogas.  


El 84 % de los niños que no van al colegio viven en países con crisis humanitarias prolongadas

aprender , Camboya , Crianza positiva , educación , educar , educar cura

ENTRADAS RELACIONADAS

Publica tus comentarios

Cuaderno de valores

Conoce quiénes somos, qué hacemos y por qué lo hacemos.

Síguenos en

Blog Cuaderno de valores

Recibe nuestra newsletter con todas las novedades.

Regalos solidarios

COLABORA

Regalos para (toda) la vida

Fundación lealtad

Regalos para (toda) la vida

Regalos que perduran en el tiempo. Regala ahora. Tú puedes hacer la vida de un niño o de una niña más fácil gracias a estos regalos solidarios.

1
2
3

Tu cesta solidaria