Cerrar

Tu cesta solidaria (3 productos)

Total: 17 €

educo.busqueda
Inicio | Blog |Diciembre 2014 | Con tus hijos la Navidad es mejor
Con tus hijos la Navidad es mejor

Con tus hijos la Navidad es mejor

Creciendo sanos diciembre 15, 2014
Tal vez has pasado unos años renegando de las fiestas. Las comilonas con la familia, tu cuñado, la de platos que hay que fregar después, etc. Piensas que la Navidad es un rollo y entonces tienes hijos. Los hijos traen sonrisas y felicidad. Son inocentes, curiosos y creen en la magia. ¿Qué mas se puede pedir? La Navidad es una época especial para mucha gente, pero sobre todo si tienes niños. Celebrar la Navidad con tus hijos te devuelve a la infancia y a cuando tú mismo creías que tres señores del Lejano Oriente se pasaban una noche viajando sin parar por todo el mundo para traerte un regalo, a ti, sólo por ser tú. ¿Hay amor más incondicional que ése? Establecer buenos vínculos con los hijos no sólo es bueno para su salud y la tuya, es imprescindible para toda la sociedad. A los hijos hay que amarlos incodicionalmente (si la amistad incondicional mejora la autoestima, el amor incondicional de los padres la construye fuerte y sana) y, en una época en la que por desgracia cada vez pasamos menos tiempo con nuestros hijos, la Navidad es un buen momento para reforzar esos lazos que vamos diseñando a lo largo de todo el año.

Una feliz Navidad en familia

navidad Porque no sólo hay que amarlos incondicionalmente, también hay que demostrárselo, algo que a veces nos cuesta un poquito más y una buena forma es disfrutando con ellos de estas fiestas, especialmente dedicadas a los niños. No hace falta gastar mucho dinero en regalos (hay muchos niños y los Reyes Magos y Papá Noel hacen lo que pueden) ni decorar la casa como si fuera a salir en una revista del corazón. Poner el Árbol de Navidad o el Belén con ayuda de los más pequeños puede que lo deje todo perdido y ligeramente antiestético (y a algún pastor sin cabeza), pero es divertido y una forma fácil de hacer cosas con ellos. Hacer mazapanes, ir juntos a comprar el roscón, acercarse a ver la nieve, decorar dibujos navideños con purpurinas, que los Reyes traigan algún juego de mesa para compartir, etc. Simplemente mirarlos hará ya que se te activen todos los centros de recompensa del cerebro. Felicidad pura en forma de neurotransmisor. Conspirar con los mayores para mantener la ilusión de los pequeños, preparar juntos una mesa bonita para el día de Nochebuena, explicarles en qué consisten las uvas, llorar de orgullo como un bobo en el festival de Navidad del cole. Hablar, compartir, disfrutar todos en estos días es mucho más sencillo. Hacer cosas con tus hijos en estos días no sólo reforzará los lazos, sino que mejorará tu estrés y te hará más feliz. Déjate llevar por la alegría de ser niño en Navidad. Ve a los cuentacuentos de los centros comerciales, pasea por los mercadillos navideños con ellos. Y olvídate de los atascos, sirven para escuchar el villancico de Rudolph un millón de veces (y aprender de paso inglés). Derechos de imágenes: cathyse97, Scott Schram.
Creciendo sanos diciembre 15, 2014

La entrada actual no tiene comentarios

Security code
He leído y acepto la política de privacidad y las condiciones de servicio
subir