Cuaderno de valores, el blog de Educo
La gamificación se asienta en el campo de refugiados de Cox´s Bazar

La gamificación se asienta en el campo de refugiados de Cox´s Bazar

agosto 20, 2021
A punto de cumplirse cuatro años del éxodo masivo de la población Rohingya, muchos de ellos y ellas asentados actualmente en el campamento de refugiados de Cox’s Bazar, en Bangladesh, queremos acercarnos a la nueva cotidianidad de dos adolescentes que han sufrido a muy temprana edad un capítulo vital más que impactante. Convertidas en refugiadas ante los ataques indiscriminados del ejército de Mayammar a su comunidad, su día a día no es nada fácil pero, aun así, son capaces de continuar su formación a pesar de las duras circunstancias. 

Aleema y Nadira son dos adolescentes rohingyas que acuden puntualmente al Centro de aprendizaje en el hogar de Educo. Aun cuando tuvieron que abandonar sus escuelas originarias, las niñas no pierden la esperanza y se visualizan como maestras en un futuro. Están agradecidas de la formación que están recibiendo, una educación alejada del sistema rígido y clásico de sus antiguos colegios. Aquí aprenden con tablets digitales a partir de gamificación. Ambas disfrutan del nuevo método y se muestran convencidas de su progreso. 

El aprendizaje digital tiene un impacto más positivo que la educación tradicional. Todas las tabletas están precargadas con un software automatizado. El software está gamificado y es fácil de usar. Sin duda, se trata de un recurso que anima a los estudiantes a acudir a estudiar.

Por su parte, todos los profesores encargados del aprendizaje digital han recibido formación en esta nueva enseñanza que no se vale del cuaderno y el bolígrafo. Acompañan diariamente a los y las adolescentes en su formación, respetando sus ritmos, sin presionar. Les dejan aprender felices con su tablet. Además, para evitar la transmisión del coronavirus, los profesores del centro de aprendizaje de Educo siguen todas las pautas de salud, inculcándoles el correcto lavado de manos y preservando la distancia social. 

“Me encanta el aprendizaje basado en tablets”

Hace cuatro años se rompieron los sueños de Aleema, una niña rohingya de 12 años que quería ser profesora. Tuvo que huir de su tierra natal, Mayanmar, a Cox´s Bazar y compartir con sus cuatro hermanos y cuatro hermanas un hogar improvisado. 

Pero Aleema no se da por vencida, y seguirá formándose para que su sueño se haga realidad. Por eso, acude regularmente al centro de aprendizaje. Tras la COVID - 19 estos centros se han basado en el hogar, por lo que le es más fácil asistir con regularidad. Para afianzar conocimientos, en el centro se sirven de tablets: “el maestro nos está enseñando inglés, matemáticas y birmano con un nuevo método. Estamos aprendiendo digitalmente”, nos cuenta. 

Aleema reconoce la diferencia de este sistema educativo con respecto a otras escuelas, y se muestra dichosa al tener la oportunidad de aprender de esta forma. “Me encanta el aprendizaje basado en tablets. Puedo escribir y leer y puedo dibujar cualquier cosa, y es fácil de usar. También puedo jugar a distintos tipos de juegos que me ayudan a aprender. En la otra escuela solía aprender usando bolígrafo, cuaderno y libros impresos. En la temporada de los monzones a menudo mis libros se destruyen. Ahora, la tableta digital es mi libro y mi cuaderno. No necesito preocuparme por libros o cuadernos impresos”.

Aleema se siente totalmente acogida en el centro de aprendizaje en el hogar de Educo al que acude. “Estaba enfadada al pensar que no podía seguir con mis estudios, pero he podido y, además, de manera digital”. También ayuda a aquellos niños y niñas más pequeños o que no han alcanzado aún su mismo nivel.  “Sé que estoy por delante de muchos niños que están aprendiendo tradicionalmente. Los profesores nos apoyan y ayudan, y no nos obligan a aprender. Son amables, me gusta ir al centro de aprendizaje todos los días”, reconoce. 

Su habilidad con el inglés también ha mejorado mucho. Ahora sabe varias rimas en este idioma, y el nombre de los días, los colores y los animales. Igualmente, se defiendo mejor con las matemáticas. Su interés y motivación es reconocido por Meher Sultana, maestra nacional, “Aleema es una niña muy atenta y regular en nuestro centro de aprendizaje. Está aprendiendo muy rápido. Le encanta este nuevo sistema educativo y está animando a sus amigos a unirse al centro de aprendizaje de Educo".

Combinar el aprendizaje con el juego

Como Aleema, Nadira acude también puntualmente al centro de aprendizaje en el hogar centrado en los adolescentes de Educo. Estudia feliz y agradecida, pero el camino hasta aquí no ha sido fácil. A sus 13 años ha vivido situaciones muy difíciles. En 2017 tuvo que dejar Mongdu, en Myanmar, para viajar a Bangladesh y asentarse primero en Kutupalong, y finalmente en el Campamento de Cox´s Bazar. Vive junto a sus hermanos. Toda su familia, de ocho miembros, puede alimentarse gracias a la comida que se distribuye. 

Nadira_Bangla.jpg

Aunque Nadira recuerda de forma recurrente sus días en su hogar natal, “lo pasaba muy bien en Myanmar. Yo era estudiante regular en mi tierra, y tenía muchos amigos. Echo mucho de menos mi escuela y mi casa de allí”, ha sabido adaptarse bien a su nuevo entorno de aprendizaje: “aprender no era divertido hasta que comencé a aprender cosas diferentes combinando el aprendizaje con el juego”. 

A pesar de sus gratos recuerdos, Nadira reconoce que en Bangladesh la escuela fue muy estresante para ella y sus amigos. En Cox’s Bazar, al unirse al centro de aprendizaje en el hogar basado en adolescentes, inició un proceso de educación muy distinto que la motiva especialmente. “Los métodos de enseñanza y aprendizaje son diferentes aquí. Estamos usando la tableta digital para aprender. Nuestro centro de aprendizaje tiene métodos de enseñanza únicos. Primero, nos enseñaron cómo usar la tablet y los auriculares, y cómo operar el software F2B.Luego comenzamos a aprender del software. Aprender no era divertido hasta que comencé a aprender cosas diferentes jugando ". Nadira ha mejorado especialmente en inglés, y al igual que Aleema reconoce animales, colores y vehículos. E incluso se sabe cerca de cinco rimas en inglés que enseña paciente a sus hermanos. 

Nadira aspira a ser maestra y guiar a niños y niñas pequeñas. "Quiero continuar mis estudios aquí y convertirme en maestra en el futuro. Aquí los maestros son muy hábiles y serviciales. Nunca me obligan a estudiar ni me regañan por no entender nada. Tuve dificultades para memorizar el nombre de los meses y las palabras difíciles, pero mis maestros me apoyaron siempre con cariño y paciencia".

En Educo llevamos 20 años realizando proyectos en Bangladesh, y desde 2017 trabajamos activamente en los campamentos de refugiados de Cox´s Bazar. Además de este proyecto enfocado en la educación de los adolescentes, desarrollamos proyectos de protección infantil con los niños y niñas y sus familias. Buscamos concienciar y evitar que sufran cualquier tipo de violencia, como la violencia de género o el matrimonio infantil. 

Asia , Bangladesh , Cox's Bazar , educación , protección , refugiados , rohingya

ENTRADAS RELACIONADAS

Publica tus comentarios

Cuaderno de valores

Conoce quiénes somos, qué hacemos y por qué lo hacemos.

Síguenos en

Blog Cuaderno de valores

Recibe nuestra newsletter con todas las novedades.

BECAS COMEDOR

COLABORA

En la escuela o en casa. Ningún niño o niña sin, al menos, una comida completa al día.

Fundación lealtad

BECAS COMEDOR

En la escuela o en casa. Ningún niño o niña sin, al menos, una comida completa al día. Por favor, colabora.

1
2
3

Tu cesta solidaria