Cuaderno de valores, el blog de Educo
Garantizamos caminos protegidos en El Salvador

Garantizamos caminos protegidos en El Salvador

diciembre 18, 2021
Hay un dicho referido a la aflicción y los cambios de sitio: en tiempo de tribulaciones no hacer mudanza. Pero ¿qué pasa cuando tu vida es una constante tribulación y no queda otra que escapar de tu lugar de origen? La migración no da lugar a esperas y suele realizarse por necesidad vital. Sin embargo, es una expresión valiente que habla de la superación de adversidades y la búsqueda de una vida mejor. Porque migrar tiene mucho que ver con desarrollo, con la búsqueda de mejores condiciones económicas y sociales y un futuro menos aciago. En el Día Internacional del Migrante queremos brindar homenaje a todas aquellas personas que han tenido que hacer una buena maleta (con suerte) y girar el timón de su vida 180 grados y pedimos a las administraciones que hagan todo lo posible para asegurar los derechos y libertades de todos ellos y ellas. 

No son pocos. Según la ONU, el número de migrantes en el mundo alcanzó los 272 millones en 2019. La mayor parte se alojan en Europa (82 millones) o América del Norte (59 millones). Se trata de 51 millones más respecto a la cifra de 2010. No es una cifra destacable si se compara con el total de la población mundial (serian el 3,5%, en 2019) sin embargo, el número de migrantes internacionales ha crecido más rápidamente que la población mundial.

A pesar de que Norteamérica y Europa alojan a una mayor parte de migrantes, la población desplazada al norte de África, al Asia occidental y al África subsahariana creció con mayor rapidez. En 2020, la COVID-19 paró el mundo, frenándose también los movimientos migratorios. El cierre de fronteras y la cancelación de viajes hicieron que la cifra se redujese un 27% comparada al año anterior. Se redujo también el volumen de remesas, con lo que el desarrollo de las naciones de origen también se ha visto afectado. 

Protegemos a la infancia migrante salvadoreña

Más allá de las cifras, lo que está claro es que cada migrante se enfrenta a incertidumbres y posibles peligros al emprender su viaje, por ello es vital ayudarlos a llenar su maleta también de ilusiones, esperanzas y, sobre todo, protección. En Educo lo hacemos a través del proyecto “Caminos Protegidos”, en el departamento de Usulután, en El Salvador, apoyando a niñas, niños, adolescentes -y a sus familias- que se hallan en situación de migración y retorno a su país de origen. El proyecto arrancó a principios de 2021 pero guarda continuidad con otras acciones realizadas anteriormente, por Educo, para proteger a la infancia salvadoreña. 

En El Salvador es mucha la infancia que, debido a diferentes razones como la inseguridad o la violencia (amenazas, homicidios de familiares, temor a posibles abusos), se desplaza junto con su familia de manera forzada. A veces, internamente; otras veces, de manera irregular principalmente a Estados Unidos. Aunque la mayoría de las niñas, niños y adolescentes, acompañados o no acompañados por su familia, son solicitantes de asilo en los Estados Unidos, más de 14.000 fueron detenidos en noviembre de 2018. Se observa, además, una nueva característica en los contingentes migratorios irregulares: su feminización. Las mujeres ya no emigran solo como parte del hogar, sino que lo hacen también por su propia cuenta. Sin embargo, ese cambio no ha ido acompañado de políticas orientadas a género para la inclusión de migrantes.  

Desde Educo buscamos contribuir de manera directa a la reducción de brechas de protección y mejorar las rutas de atención a la infancia -y familiares- afectada por el fenómeno migratorio. Queremos garantizar el acceso a servicios básicos, fortalecer el sistema de protección y generar arraigo en sus comunidades. Para ello, se atiende cada caso de manera individualizada, siempre bajo la perspectiva de género. El trabajo realizado mediante “Caminos Protegidos”, conjunto con socios estatales y privados, permite aumentar la visibilidad de la problemática y reducir el impacto de la migración irregular en la niñez. 

El proyecto está enfocado a ayudar de forma directa a 585 niños, niñas y adolescentes menores de 18 años, y a 200 personas adultas entre cuidadores, padres, madres y líderes comunitarios. Así como a fortalecer las capacidades de 130 funcionarios públicos. Para conseguir las importantes metas de “Caminos Protegidos” como son la protección y el apoyo durante el proceso de retorno; el fortalecimiento de los servicios específicos para la infancia en movimiento y su familia; el apoyo a la reintegración de la niñez y adolescencia que ha retornado; el fortalecimiento de las capacidades del sistema de protección especial para atención a la infancia y la creación de nuevos protocolos, se han llevado a cabo diferentes acciones a lo largo de todo este 2021, a pesar de las problemáticas relativas a la COVID-19.

Especial atención a las niñas

Se ha detectado que, en El Salvador, cuando los migrantes regresan tras el exilio no existen servicios diferenciados para niñas y adolescentes mujeres. Por ello, “Caminos Protegidos” incide en la importancia de la protección con enfoque de género. Con las actividades del proyecto se pretende conocer y visualizar las brechas en la asistencia especializada para proponer procesos de atención con una mejor calidad para niñas, adolescentes y mujeres. 

Además, en los procesos de incidencia se ha enfatizado en los riesgos que enfrentan las niñas, adolescentes y mujeres, diferenciándolos de los que habitualmente sufren los adolescentes y jóvenes hombres. Por otra parte, los procesos formativos dirigidos a los operadores del sistema consideran temáticas bajo un abordaje integral que incorpore claramente la mirada de género y desarrollo.

En Educo trabajamos por la igualdad de género como un objetivo fundamental para luchar y eliminar la violencia contra las niñas y contra las mujeres. Y promovemos la participación, la organización y el empoderamiento de todas ellas. Además del proyecto que acabamos de contarte, también lo hacemos a través de las Casas de Encuentro Juvenil, igualmente en El Salvador. O persiguiendo la erradicación de la trata y tráfico de personas con fines de explotación sexual comercial en Bolivia. También luchando contra el matrimonio infantil en India, por nombrar solo algunos. 
Para que miles de niños y niñas no pasen hambre este verano.

América , El Salvador , enfoque de género , migración , protección , violencia de género

ENTRADAS RELACIONADAS

Publica tus comentarios

Cuaderno de valores

Conoce quiénes somos, qué hacemos y por qué lo hacemos.

Síguenos en

Blog Cuaderno de valores

Recibe nuestra newsletter con todas las novedades.

COLABORA CON UNA BECA COMEDOR

COLABORA

Para que miles niños y niñas no pasen hambre este verano.

Fundación lealtad

COLABORA CON UNA BECA COMEDOR

Para que miles niños y niñas no pasen hambre este verano. Haz un donativo, colabora.

1
2
3

Tu cesta solidaria