Cerrar

Tu cesta solidaria (3 productos)

Total: 17 €

educo.busqueda
Inicio | Blog |Febrero 2019 | “He aprendido a cultivar la tierra y alimentar mejor a mi familia”
“He aprendido a cultivar la tierra y alimentar mejor a mi familia”

“He aprendido a cultivar la tierra y alimentar mejor a mi familia”

Actuamos febrero 14, 2019
Amable, trabajadora, voluntaria, lideresa, responsable… Así es Tomasa. Ella vive con sus cuatro hijos y su esposo en el municipio de Chichicastenango, en el departamento de Quiché, en Guatemala. Dedicada al cuidado de su hogar y a atender en casa una pequeña venta de comestibles y otros útiles de uso cotidiano, también apoya a su esposo en la comercialización de manzana y melocotón, que producen en su parcela.

No obstante, hace poco tiempo Tomasa no conocía sus derechos como mujer y su participación en las formaciones que tienen lugar en su comunidad y en su municipio era nula. El machismo era uno de los principales problemas que debía enfrentar y su falta de conocimiento la colocaba en un estado de dependencia hacia su esposo. Además, su familia contaba con pocos recursos para conseguir alimentos nutritivos y saludables y habían quedado en el olvido las prácticas ancestrales que usaban sus antepasados para el cultivo de sus propios alimentos.

Ella se sentía conforme con lo que tenía y creía que su vida, de esta forma, era como tenía que ser, con todas las limitaciones que sufría respecto a la alimentación, la participación y el liderazgo. También consideraba normal que su esposo tomara las decisiones familiares y no poder participar en diferentes espacios con otras mujeres.

Su situación no era diferente a la de la mayoría de las mujeres de su aldea. La pobreza y la mala calidad de la alimentación afectan gravemente a la nutrición de muchas familias en Guatemala, en especial de los niños y las niñas. Los índices de desnutrición crónica más elevados se encuentran entre la población infantil de origen indígena que habita en áreas rurales y basa su dieta de forma casi exclusiva en tortillas de maíz.

Guatemala-mujeres-campesinas03.jpg

Ante esta situación, y con el objetivo de mejorar la alimentación de 161 familias campesinas de siete comunidades indígenas del municipio de Santo Tomás Chichicastenango, ofrecemos apoyo y formación a las mujeres en el uso y control de los recursos familiares y comunitarios para la producción, consumo y comercialización de alimentos. Junto a la Asociación Comité Campesino del Altiplano (CCDA), también apoyamos a las mujeres para que se vean capaces de estar presentes, participen en los espacios públicos de sus municipios y sepan cómo defender sus derechos.

A pesar de que su esposo se negaba a permitir su participación en estas actividades, Tomasa logró convencerle y ahora incluso él comprende la importancia de que las mujeres participen activamente en el desarrollo de su familia y su comunidad y está de acuerdo en utilizar algunos espacios de su vivienda para los talleres de formación... ¡todo un reto!

“He aprendido a cultivar la tierra y alimentar mejor a mi familia”, afirma Tomasa. Después de asistir a la formación organizativa y agrícola ahora tiene una perspectiva diferente de su vida personal, familiar y comunitaria. Uno de los aspectos más positivos es que sabe que la situación de su familia puede mejorar, ya que en cada proceso de participación y formación obtiene conocimientos que favorecen su día a día.

El deseo de Tomasa es “asegurar un futuro mejor para mi familia y garantizar una alimentación sana para mis hijos, que puedan optar a una educación digna que les permita tener mejores condiciones de vida”. Y lanza un mensaje a todos los niños y niñas del mundo: “Disfruten de su derecho a la educación porque eso los vuelve sujetos de cambio y actores de su propio desarrollo”.

Guatemala-mujeres-campesinas01.jpg
 
Actuamos febrero 14, 2019

La entrada actual no tiene comentarios

Security code
He leído y acepto la política de privacidad y las condiciones de servicio
subir