Cerrar

Tu cesta solidaria (3 productos)

Total: 17 €

educo.busqueda
Inicio | Blog |Diciembre 2014 | Alimentación infantil en Navidad: ¡evitemos la indigestión!
Alimentación infantil en Navidad: ¡evitemos la indigestión!

Alimentación infantil en Navidad: ¡evitemos la indigestión!

Creciendo sanos diciembre 08, 2014
La Navidad está a la vuelta de la esquina. Poco a poco, los escaparates se han ido poblando de luces, árboles de Navidad y decoraciones varias. En el supermercado y en toda tienda de comestibles, encontramos ya productos típicos de la época navideña y poco a poco, el espíritu navideño comienza a relucir. Ahora bien, ¿qué pasa con la alimentación equilibrada durante las fiestas? Navidad y Nochevieja son fechas conocidas por comer en exceso y beber un poco más de la cuenta, una combinación poco adecuada para quienes intentan llevar una vida saludable. Desde Educo, te proponemos prestar especial atención a la alimentación infantil a lo largo de estas fiestas, para así evitar la indigestión y otros malestares que pueden afectar a nuestros peques y empañar las celebraciones, porque siempre hay que comer bien para ser felizPero comer bien no significa comer mucho, sino comer de todo un poco, sin privaciones, pero sin excesos.

Los excesos en Navidades y sus consecuencias

La consecuencia más habitual de las copiosas comidas de Navidad es la indigestión o el empacho de los niños. ¿Te ha pasado que tu hijo se queje de dolor de tripa al terminar de comer? Pero eso no es todo: acidez, hinchazón, gases, náuseas, vómitos y diarreas también pueden hacerse presentes. ¿Por qué? La respuesta es muy fácil: durante las fiestas, solemos comer en cantidad y principalmente, alimentos que exigen un trabajo extra a nuestro cuerpo como mariscos, embutidos, carnes rojas o dulces. La gran cantidad de proteínas, azúcares y grasas que solemos ingerir en estas épocas saturan nuestro organismo, impidiendo que el mismo elimine toxinas y generando las diferentes sensaciones de malestar que hemos mencionado. Entonces, ¿estamos condenados a vivir otras fiestas con niños (y adultos) un poco indispuestos? No, por supuesto que no. La clave está en la moderación. Alimentarse equilibrada y saludablemente no es algo que hacemos un día sí y un día no: es un compromiso de vida, para que nuestro cuerpo y el de nuestros peques esté sano y fuerte. Piensa que los hábitos alimenticios de tus hijos se forman mirándote a ti y si tú das rienda suelta a los excesos durante una época del año, es posible que ellos cuestionen por qué puedes hacerlo y ellos no o por qué en ese momento está bien y en otro no. Comer bien es una elección de vida, una opción que tú debes enseñarle a los pequeños.

Cómo evitar la sobrealimentación durante las fiestas

alimentacion-infantil-navid El mejor consejo que podemos darte es que moderes tanto lo que tú comes como lo que ingieren tus hijos. La idea no es que evites que tus hijos disfruten de los dulces navideños sino que coman tan sólo algunos y no que se llenen hasta que el azúcar salga por sus orejas. Pero veamos algunos otros consejos para evitar la sobrealimentación de los niños durante las fiestas:
  1. Si organizas la reunión familiar en casa, prepara un menú variado y saludable que incluya verduras y ensaladas. La idea es organizar la comida para que si el segundo plato es 'copioso y pesado', los aperitivos sean ligeros y saludables. Por supuesto, si te es posible, siempre es mejor escoger carnes magras sobre carnes rojas.
  2. Los aperitivos pueden ser saludables y riquísimos si combinas verduras con embutidos poco grasos como el jamón dulce o el pavo. Incluso puedes preparar patés vegetales y optar por quesos reducidos en materia grasa.
  3. Escoge la fruta por sobre otros postres. Puedes preparar brochetas de frutas, ensalada de frutas de estación e incluso, unos crepes acompañados de frutas. La idea es minimizar los dulces industriales en los postres porque seguramente ya estarán presentes en la mesa dulce.
  4. Lleva la cuenta de la ingesta de azúcares de tus hijos. Si el peque desea tomar zumo, siempre prefiere los zumos naturales a los industriales y en caso de que beba refrescos, evita los excesos: un vaso de refresco es suficiente si después comerá dulces. De ser posible, la mejor bebida para los niños es el agua.
  5. En caso de saber que por la noche la cena será realmente copiosa, es recomendable una comida ligera basada en verduras, pescados o pollo.
  6. Evita llenar el plato de tu hijo. Es preferible que sirvas unas pocas cosas y que no lo presiones a terminar de comer. Lo mismo sucede con el primer plato y el segundo plato: si ha comido el primero y está satisfecho, no lo obligues a comer el segundo. Ten en cuenta que su estómago es más pequeño que el de un adulto y necesita menos cantidad de alimento para llenarse.
  7. ¿Tu hijo te pide dulces todos los días? Intenta reducir el consumo de dulces antes y durante las fiestas. No decimos que impidas que el peque coma algún turrón o chocolate pero no dejes que se acostumbre a comer dulces cada día y mucho menos, a todas horas. Contabiliza los dulces que ha comido y ponle freno.
  8. Otra interesante opción puede ser preparar en casa las galletas navideñas y demás dulces para así controlar la cantidad de azúcar y materia grasa que se utiliza en cada uno de ellos. Además, recuerda que siempre puedes reemplazar el azúcar por opciones más saludables como la miel o la stevia.
  9. Insiste en comer despacio y masticar bien. En el caso de los niños, muchas veces comen rápido para ir a jugar pronto y esto puede generar que no consuman suficiente cantidad de alimentos durante la comida o cena y luego, llegado el momento de la mesa dulce, coman con voracidad. Además, si realizan ejercicio después de comer, pueden aparecer molestias como el famoso y temido dolor de tripa.
Como ves, evitar los excesos es posible. Disfruta de las fiestas y deja que tus hijos disfruten también, pero siempre con la mente puesta en lo que es mejor para la salud de toda la familia a corto, mediano y largo plazo.

Navidad sin excesos: alimentación saludable para todos

Esta Navidad, te invitamos a dejarte embargar por el espíritu navideño. Durante las fiestas, en Educo continuamos trabajando para que miles de niños de diferentes colegios a lo largo y ancho de España puedan recibir una comida equilibrada y saludable al día. ¿Qué hacemos? Colaboramos aportando un mínimo del 50% de una beca comedor en diferentes colegios del país. Desde septiembre del año pasado, cuando lanzamos nuestro primer programa de becas comedor, pudimos repartir 438.000 comidas en 168 colegios y 71 entidades que han llegado a más de 6.000 niños de las 17 comunidades autónomas. Hemos logrado mucho pero la ayuda continúa siendo necesaria: tenemos más peticiones de las escuelas en las que ya estamos colaborando y además, nos llaman de nuevos centros. Ayúdanos a ayudar y a lograr que esta Navidad sea feliz para todos.

Tu donación permite a muchos niños recibir una comida sana y adecuada a sus necesidades al día. Un niño como tu hijo está esperando tu ayuda, ¿nos ayudas a ayudar?

Derechos de las imágenes: Lauren L. Russwurm,  Jeassie Pearl.
Creciendo sanos diciembre 08, 2014

La entrada actual no tiene comentarios

Security code
He leído y acepto la política de privacidad y las condiciones de servicio
subir