Cerrar

Tu cesta solidaria (3 productos)

Total: 17 €

educo.busqueda
Inicio | Blog |Junio 2016 | “Los baños están ahora bien bonitos”
“Los baños están ahora bien bonitos”

“Los baños están ahora bien bonitos”

Actuamos junio 30, 2016

Este curso, los 200 niños y niñas de la pequeña escuela rural de Choacamán, en el Quiché (Guatemala), han podido estrenar nuevos sanitarios gracias a los proyectos de salud que Educo y la organización local Water for People llevamos a cabo en centros educativos de esta región.

Las sucias e insalubres letrinas de antes han sido reemplazadas por unos sanitarios en condiciones Las sucias e insalubres letrinas de antes han sido reemplazadas por unos sanitarios en condiciones

Los sanitarios –seis baños, uno ellos para párvulos– huelen todavía a pintura fresca y los azulejos están relucientes. Los niños ya no tienen miedo a que les vean mientras los utilizan, a ensuciarse o a coger infecciones como pasaba hasta ahora. Además, han aprendido a lavarse las manos al acabar. “Antes, los baños eran desastrosos, daban pena, tenían cortinas de nailon que no aguantaban. El último invierno se inundaron y los tuvimos que sellar; solo se habilitó uno para todos los alumnos”, comenta una de las siete maestras con que cuenta esta escuela, situada a pocos quilómetros de Santa Cruz del Quiché y que acoge a niños y niñas de familias que viven en situación de extrema pobreza. De hecho, en ocasiones los niños tenían que ir a su casa a hacer sus necesidades o incluso las hacían al aire libre. Jonathan, un pequeño de 5º curso, se muestra tímido pero contento cuando habla sobre los nuevos baños: “Antes se ensuciaban mucho y estaban llenos de lodo; ahora están bien bonitos”.

Los antiguos retretes, nauseabundos e insalubres, eran una fuente constante de enfermedades y, por consiguiente, también de absentismo escolar. “Los niños ya no enferman tanto; los baños ya no huelen mal, son más limpios”, afirma Encarnación Cac, madre de dos niños. “El mayor recién acabó la primaria y no podrá disfrutarlos pero el pequeño los aprovechará todavía tres años más”, explica con satisfacción. Tanto ella como los otros padres y madres se han implicado en la iniciativa, ya sea aportando materiales para la construcción (piedras, grava, madera, arena) o ayudando en los trabajos.

Sensibilización e implicación de las comunidades

De hecho, la implicación de los diferentes actores sociales es un factor básico para la sostenibilidad del proyecto, que se trabaja también coordinadamente con las autoridades locales y del ministerio de Educación. Las familias y las comunidades sienten que se trata de una infraestructura importante para el bienestar de los pequeños y asumen compromisos para su mantenimiento, de igual manera que los directores de los centros educativos y los docentes, mientras que los municipios financian parte del coste de las obras.

Además de la construcción de los módulos sanitarios, con sus correspondientes depósitos de agua y redes de drenaje, el proyecto de “escuelas saludables” que venimos desarrollando desde el año 2013 en el Quiché pone énfasis en la educación en salud. En este sentido, formamos a las familias y a los maestros en buenos hábitos higiénicos, la correcta manipulación de los residuos, una alimentación sana… unos conocimientos que luego aplican en el hogar y en el aula y que inculcan a los más pequeños.

“En clase tenemos un rincón de higiene con una ruleta con dibujos relativos a un aspecto concreto de la limpieza. Cada día un niño la hace girar y vemos lo que trabajaremos al día siguiente: ropa, manos, uñas, cabello, zapatos, cepillado de dientes…”, nos comenta una de las maestras de Choacamán.

Educo y Water for People seguimos trabajando en otras 38 escuelas del Quiché para dotarlas de equipamientos higiénicos y que los alumnos y sus familias estén más sanos.

Actuamos junio 30, 2016

La entrada actual no tiene comentarios

Security code
He leído y acepto la política de privacidad y las condiciones de servicio
subir