Cerrar

Tu cesta solidaria (3 productos)

Total: 17 €

educo.busqueda
Inicio | Blog |Febrero 2015 | Mi hijo se pinta las uñas, ¿qué hago?
Mi hijo se pinta las uñas, ¿qué hago?

Mi hijo se pinta las uñas, ¿qué hago?

Aprendiendo juntos febrero 17, 2015
Con todo el amor y la mejor intención y, quizás a nivel inconsciente, los padres van moldeando el comportamiento, las creencias y la personalidad de sus pequeños de acuerdo a sus ideas de cómo deberían ser. Les dicen cómo deben comportarse, con qué deberían jugar, qué planes y actividades seguro que les va a entusiasmar y qué amigos son los de “para toda la vida.” “Juega con esto, que es para chicos.” “Mejor, ponte un vestido, que estarás más guapa.” Este tipo de frases, aunque sean inocentes, sobre el comportamiento femenino y masculino deja huella y como poco pueden hacerles sentir confusión e incomprensión. A pesar de que estas ideas preconcebidas están muy enraizadas en nuestra sociedad y cultura, hay cosas que podemos hacer como padres para educar a los niños sin prejuicios ni estereotipos de género. Hoy, en Cuaderno de Valores, queremos desmitificar algunas creencias e indagar acerca de por qué los niños exploran el tema del género y su identidad sexual.

Los niños experimentan con los roles

Puede que tu niña pequeña prefiera jugar con coches o que tu hijo sienta curiosidad por jugar con princesas. Como padres, debemos entender que es normal que experimenten, y es muy sano para ellos que se descubran a sí mismos. Expertos infantiles y pediatras aseguran que es saludable que los niños experimenten con los distintos géneros. Peinar o dormir a una muñeca, por ejemplo, es una manera de expresar cariño y empatía. Hacer chocar dos camiones de juguete de manera repetida es simplemente una forma de entender causa y efecto. Y ambas cosas son importantes para un niño, ya sea chico o chica. Según la doctora y directora del departamento de Child and Adolescent Gender Center, Diane Ehrensaft, la identidad de género comienza al nacer y continua desarrollándose a lo largo de la infancia. “Los bebés empiezan a distinguir las voces masculinas de las femeninas y a partir de los dos años, los niños desarrollan comportamientos que su entorno asocia con cada sexo.” Por ejemplo, aprenden qué colores y qué juguetes son para cada uno. El rosa es para niñas y el azul para niños. Mark Barnett, profesor de psicología de la Universidad de Kansas y experto en cómo influyen los estereotipos de género en los niños, asegura que nuestra sociedad es mucho más laxa en este sentido con las niñas que con los niños. “Lo que es noticia es el niño que hace ballet o le gusta disfrazarse como niña. Mientras que la sociedad libera a las niñas de tanto prejuicio.”

Explorar es la mejor forma de saber quiénes son

Hay muchos motivos por los que a los niños les gusta explorar el tema de género. La mayoría lo hace por simple curiosidad y por probar cosas nuevas. Es su manera de descubrir lo que les gusta y lo que no. Es su forma de saber quién es. William S Pollack, profesor adjunto del Departamento de Psiquiatría de la Escuela de Medicina de Harvard, y autor de Real Boys: Rescuing Our Sons From the Myths of Boyhood, cree que este tipo de exploración no solo es saludable, sino necesaria.” Recuerda, los niños pequeños que exploran el tema de género, están jugando y su juego tiene muy poco o nada que ver con su orientación sexual. “Lo normal es que los niños quieran explorar diferentes géneros. Lo anormal es la percepción que tienen los adultos de esto,” dice Mark Barnett. “Dejar que un niño se pinte las uñas no le va a convertir en homosexual. Y no permitírselo tampoco asegura que vaya a ser heterosexual. La identidad sexual de un niño no se determina de esa manera.”
"Intentar controlar cómo se expresa tu hijo en relación al género, puede enviarle el mensaje de que no estás a gusto con cómo es." - Diane Ehrensaft
3980437406_6a5a30253c_b

Qué podemos hacer para eliminar prejuicios

Mientras que la mayoría de niños a los 5 años ya empiezan a sentir una fuerte identificación con su género y dejan de explorar el otro, Ellen Galinsky, autora de The Preschool Years, dice que el problema empieza para aquellos niños más mayores, que no se dejan conformar con los estereotipos de género. “En el cole se meten con ellos. Pero no solo son sus compañeros los que demuestran tener prejuicios, sino otros adultos y eso es cuando los niños realmente pueden llegar a sufrir, a sentir ansiedad y confusión.” En el caso de este tipo de niño, el explorador, el no conformista, la clave para padres y educadores parece estar en seguir los consejos de los expertos: Cuidado con lo que les decimos. "Los estereotipos sobre el comportamiento femenino y masculino están tan enraizadas en nuestra cultura que si los intereses de un niño se desvían de lo aceptado, normalmente es sujeto a la discriminación y al ridículo." Como padre, es normal que te esfuerces en que tu hijo sea aceptado socialmente pero no a costa de lo que le hace sentirse bien y ser único. Intenta evitar frases como: “el rosa es para niñas” o “eres un chico, no deberías llorar”.

Ayuda a desarrollar su potencial

En lugar de moldear su comportamiento, ayúdale a desarrollar su propio potencial. No te preocupes excesivamente si sus intereses no coinciden con los roles de género establecidos. Deja que evolucione y experimente. Habla con tu hijo sobre sus gustos e intereses. Y dale las herramientas que necesita para no dejarse achicar ante comentarios poco sensibles. Ahora nos encantaría escuchar tu opinión al respecto. Derechos de imágenes: Purple Sherbet Photography,  Marjolein.
Aprendiendo juntos febrero 17, 2015

La entrada actual no tiene comentarios

Security code
He leído y acepto la política de privacidad y las condiciones de servicio
subir