Cuaderno de valores, el blog de Educo
"Conozco nuestros derechos jugando"

"Me doy cuenta de nuestros derechos jugando"

agosto 23, 2021
En Educo trabajamos activamente en los campamentos de refugiados de Cox’s Bazar, en Bangladesh. Ponemos el foco en la infancia y llevamos a cabo un programa de protección enfocado a niños, niñas y adolescentes, para que estén libres de cualquier tipo de violencia y explotación. Lo hacemos a través de sistemas de protección infantil fuertes, efectivos y adaptados para que los menores de edad afectados por crisis y desastres estén protegidos y conozcan sus derechos.

A través del proyecto que arrancó a inicios de año, implementamos un enfoque holístico que integra la protección y la educación infantil para brindar a 9.912 niños, niñas y adolescentes refugiados, y a 4.152 adultos, donantes, familias, educadores y miembros de la comunidad, acceso inmediato a servicios de protección, y oportunidades de aprendizaje equitativas y de calidad en un entorno seguro y protector.
 
El proyecto además garantiza la participación activa de NNA y miembros de la comunidad, incluidas mujeres y niñas, a través de acciones de desarrollo de capacidades e involucrándolos en la implementación como educadores, capacitadores y facilitadores de primera línea. 

Grupos de adolescentes para reconocer sus derechos

Varisha es una niña de 12 años miembro activo del Grupo de adolescentes de Educo. A través de juegos con sus compañeras y amigos aprende de derechos y desarrolla capacidades para empoderarse. Varisha forma parte de los más de 860.000 refugiados que malviven en casas improvisadas; el 51% de ellos son niños, niñas o adolescentes. Y todos ellos están expuestos a la negligencia, al abuso, la trata y la angustia. Y a otras formas de violación de sus derechos. Varisha es una de tantas y arrastra consigo una experiencia de dolor. Como todos. 

La joven refugiada rohingya llegó a Bangladesh en octubre de 2017 tras un largo periplo de penalidades. Mientras cruzaba en río Naf su barco estuvo a punto de hundirse, y una vez alcanzada la orilla, ella y su familia fue presa de atracadores que les robaron todo lo que traían. 

A pesar del infortunio que le ha tocado vivir tan joven, Varisha tiene esperanza y quiere conocer sus derechos en el mundo. Por eso, una vez al mes se reúne junto a los otros participantes del Grupo de adolescentes, donde un experto técnico desarrolla un plan de estudios para la concienciación y el desarrollo del grupo de adolescentes. Han hablado sobre Derechos del niño; Desarrollo infantil; Protección infantil y abuso infantil; sobre Matrimonio infantil y burlas, sobre Trabajo infantil y trata de niños y niñas, y sobre Participación infantil y protección infantil en situaciones de emergencia. Y todo ello lo hacen charlando y jugando: “me doy cuenta de nuestros derechos jugando al árbol con mis amigos”, reconoce Varisha. 

Varisha-cox-bazar-(1).jpgm

La joven nos cuenta cómo a través de las sesiones ha aprendido a hacerse valer y no dejarse minusvalorar: “No conocía la definición de niño ni nada sobre el desarrollo infantil o los derechos del niño. También desconocía mis derechos. Después de unirme a la sesión, llegué a conocer estos derechos, como también diferentes temas relacionados con la protección infantil”. Su concienciación ha crecido, pero no quiere guardarse los conocimientos para ella sola: “Ahora sé que si quiero mantenerme saludable no puedo llevar una carga pesada, así que ya no llevo cosas que pesen. Mis padres lo han entendido y ahora me envían a buscar agua en una jarra. Mi amigo Nur Kajal solía ir a buscar agua al pie de la colina con una jarra grande. Pero yo le expliqué las desventajas que eso conllevaba. Ahora va a buscar agua en una jarra pequeña ".

Informando sobre el matrimonio infantil

Varisha está especialmente concienciada sobre el matrimonio infantil. "Una niña menor de 18 años y un niño menor de 21 años no pueden casarse. Una de mis amigas se iba a casar a los 14 años y yo traté de explicarle que el matrimonio infantil no está bien, no es correcto y tendrá un efecto negativo en su cuerpo y su mente”. Pero Varisha va más allá y también ha tratado de explicárselo a los adultos: “les expliqué a mis padres las partes negativas del matrimonio infantil y me dijeron que no me casarían hasta que cumpliera los 18 años”, nos cuenta. Y agrega: “Si los niños me llaman por malos nombres, se lo informaré a mis padres y maestros. Entonces mis padres informarán al bloque Majhi y por fin al CiC. El maestro también puede intentar convencer al niño sin hacerle daño físico”.

Asia , Bangladesh , Cox´s Bazar , educación , protección , refugiados , rohingya

ENTRADAS RELACIONADAS

Publica tus comentarios

Cuaderno de valores

Conoce quiénes somos, qué hacemos y por qué lo hacemos.

Síguenos en

Blog Cuaderno de valores

Recibe nuestra newsletter con todas las novedades.

BECAS COMEDOR

COLABORA

En la escuela o en casa. Ningún niño o niña sin, al menos, una comida completa al día.

Fundación lealtad

BECAS COMEDOR

En la escuela o en casa. Ningún niño o niña sin, al menos, una comida completa al día. Por favor, colabora.

1
2
3

Tu cesta solidaria