Cuaderno de valores, el blog de Educo
La unión hace la fuerza: volver a empezar tras la catástrofe

La unión hace la fuerza: volver a empezar tras la catástrofe

junio 05, 2023

Llueve poco, cada vez menos, y cuando lo hace las tormentas son más intensas, los veranos parecen más largos y calurosos y parece que nuestras cuatro estaciones se van convirtiendo en dos: verano e invierno. Hoy en día nadie puede dudar de que algo está ocurriendo y que el cambio climático ha venido para quedase salvo que tomemos medidas drásticas para frenarlo. 
 
El cambio climático se puede definir como la variación global del clima en la Tierra. Esta variación se puede deber a causas naturales, pero sobre todo se debe a la acción del hombre. Actualmente, existe un consenso científico en la idea de que la forma de producción y de consumo de energía que tenemos genera un cambio climático global que puede tener importantes consecuencias en la tierra y en el sistema socioeconómico.   

Por eso, cada 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, es importante prestar atención a este tema porque solo tenemos un planeta, y hay que cuidarlo tomando acciones políticas al respecto. Pero no solo a nivel político, sino que todas las personas que habitamos la Tierra debemos cuidar de ella: cambiar hábitos y actitudes y fomentar la cooperación para que todas las naciones y personas disfruten de un futuro más próspero y seguro. 

Bangladesh es uno de los países más perjudicados en este sentido. Tiene una larga historia de catástrofes naturales, y es que la situación geográfica, las características del terreno y el clima monzónico hacen que este país asiático sea muy vulnerable a los desastres naturales.  

Muchas personas deciden emigrar de las zonas costeras, que son muchas por su ubicación geográfica, hasta zonas urbanas huyendo de los desastres naturales; pues cuando un ciclón golpea, se quedan sin nada: sin casa, sin trabajo y sin recursos para hacer frente a su situación.  

Cómo mitigar los desastres naturales 

cambioclimatico-bangladesh.jpg

Desde Educo, y junto con el programa Lives in Dignity (LiD) Grant Facility de la UE, damos apoyo a estas poblaciones más vulnerables, no solo en el lugar de origen, Shyamnagar, sino también en el de destino, Satkhira. ¿Cómo? Dotando a las comunidades que se enfrentan a estos desastres naturales de los conocimientos, las capacidades y el acceso a la financiación además de los servicios necesarios para mitigar algunos de los peores efectos del cambio climático. 

Aklima y su hijo son una de las familias afectadas. Los ciclones Aila, Amphan y Bulbul afectaron trágicamente a su vida y a sus medios de subsistencia. La vida de esta joven de 19 años no ha sido ni es fácil. Con solo 13 años, siendo una niña, la obligaron a casarse y dejó la escuela. Poco tiempo después, cuando ya tenía a su hijo, su marido los abandonó. Su familia de origen tiene muy pocos recursos y no podían ayudarla, pero volvió a vivir con ellos en una pequeña casa cerca de la presa.  

Justo en ese momento el comité organizado por Educo en su comunidad se puso manos a la obra para echarle una mano y hacer su camino algo más fácil. Los miembros del comité trabajan juntos para identificar y mitigar los riesgos y vulnerabilidades a los que se enfrenta su comunidad, utilizando el Plan de acción para la reducción de riesgos que ya han elaborado: “Perdí toda esperanza en la vida y quise huir. Pensaba en trabajar en la confección, pero entonces, con el consejo y apoyo de los miembros del comité, construí esta pequeña tienda, y ahora sueño con un futuro mejor para mí y para mi hijo”, nos cuenta Aklima que se muestra muy agradecida con las personas que la han ayudado y le han dado esperanzas de un mañana mejor.   

aklima-bangladesh.jpg

Anwar Saad, miembro del comité nos cuenta que Aklima estaba muy deprimida: “Ella pensaba abandonar la zona, entonces discutimos su situación en nuestra reunión mensual y pensamos en formas de ayudarla para que se quedara y no emigrara a otro lugar". Así, le proporcionaron ayuda monetaria para abrir un puesto de té en el que ahora está contenta y puede ganarse la vida.  

Aklima no pierde la esperanza de transformar su puesto de té en una próspera tienda de comestibles, que le allanará el camino hacia una vida más próspera para ella y su hijo. Sus sueños van ahora más allá de la mera estabilidad, ya que imagina un futuro en el que pueda proporcionar mayor comodidad y seguridad a su único hijo. Además, aspira a poder ayudar a otras mujeres vulnerables a conseguir una vida mejor, como le ha sucedido a ella.  

 


El 84 % de los niños que no van al colegio viven en países con crisis humanitarias prolongadas

Bangladesh , cambio climático , catástrofes , desastres naturales , solidaridad

ENTRADAS RELACIONADAS

Publica tus comentarios

Cuaderno de valores

Conoce quiénes somos, qué hacemos y por qué lo hacemos.

Síguenos en

Blog Cuaderno de valores

Recibe nuestra newsletter con todas las novedades.

Regalos solidarios

COLABORA

Regalos para (toda) la vida

Fundación lealtad

Regalos para (toda) la vida

Regalos que perduran en el tiempo. Regala ahora. Tú puedes hacer la vida de un niño o de una niña más fácil gracias a estos regalos solidarios.

1
2
3

Tu cesta solidaria