Cuaderno de valores, el blog de Educo
Por los derechos y la dignidad de los niños y niñas en situación de calle

Por los derechos y la dignidad de los niños y niñas en situación de calle

abril 12, 2022
Es 12 de abril, y como cada año, la comunidad internacional se moviliza por los niños en situación de calle, con el afán de promover sus derechos y su dignidad. Para dar a conocer sus realidades cotidianas, sus historias.

Los niños en situación de calle, vinculados a la calle, se encuentran generalmente en una situación de extrema vulnerabilidad. Están expuestos a numerosos riesgos y a la violación diaria de sus derechos fundamentales. Sin embargo, son -ante todo- niños y niñas, que deben ser protegidos y deben poder disfrutar de sus derechos, tal y como se estipula en la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño y la Observación General 21.

Sus historias son distintas y variadas, pero todas ellas tienen un denominador común: su vida pivota en la calle. Todos y todas ellas dependen de la calle para su supervivencia -puede que duerman en ella, o puede que pasen la mayor parte de su tiempo de aquí para allá, por rincones y avenidas en busca de la supervivencia-. En muchas ocasiones sus redes de apoyo también se encuentran ahí, en la propia calle. Es el mundo que conocen y por el que fluyen sus vidas, con historias tan personales y diferentes.

Pero… ¿de quién hablamos exactamente? La lista es larga. Son niños y niñas que duermen solos o en grupo en las calles de las grandes ciudades; niñez que trabaja en la calle o mendiga, con o sin sus familias; niñas y niños expuestos a todas las formas de explotación, incluida la explotación sexual comercial en las calles, carreteras principales y puntos de paso…

Expuestos a todo tipo de peligros

A menudo se les desconoce y no se les comprende, y nada se sabe de sus historias de vida. Los motivos por los que acaban en la calle son muchos y variados, casi siempre, combinados. Entre ellos se encuentra la pobreza económica; los desplazamientos por falta de recursos monetarios, o por conflictos o catástrofes naturales; la ruptura total o parcial de su familia; o también, la discriminación social de su comunidad o tribu.
 
Muchos de ellos, antes de terminar en la calle, ya han sufrido privaciones y violaciones de sus derechos. Hablamos de violencia dentro de su familia o en su comunidad.
 
La vida en la calle, generalmente sin el acompañamiento protector de personas adultas de confianza, les expone a todo tipo de nuevos peligros: accidentes; enfermedades, incluidas las enfermedades de transmisión sexual; violencia psicológica, física y sexual por parte de las personas adultas, pero también de sus pares; embarazos precoces; consumo de drogas para hacer frente a la vida cotidiana; reclutamiento en actividades delictivas; estigmatización y marginalización, violencia generalizada por parte de la sociedad que les considera marginados y delincuentes, etc. Todos ellos tienen consecuencias muy perjudiciales para su salud y desarrollo a corto, medio y largo plazo.
 
En muchas ocasiones, los niños y niñas en situación de calle también son víctimas de violencia por parte de las instituciones. No es raro que sean detenidos para "limpiar las calles"; y si las leyes de su país penalizan la mendicidad o la vagancia, estos niños pueden ser encarcelados en detrimento de sus derechos y bienestar. Encarcelados solo por intentar sobrevivir.
 
Las medidas drásticas de contención contra la Covid-19, como los confinamientos y toques de queda, han exacerbado los riesgos en este sentido y, en general, ha empeorado mucho la situación de todos ellos.

Privados de todos sus derechos

Más allá de su derecho a la protección, los niños y niñas en situación de calle sufren numerosas violaciones de sus derechos: no pueden disfrutar plenamente del derecho a recibir una educación segura y de calidad, al quedar excluidos del sistema educativo, sin apoyo y a veces sin certificado de nacimiento. Pocos tienen acceso a los servicios de salud, de ocio o de justicia, ni a información sencilla y fiable sobre estos servicios y sobre sus derechos en general. Tampoco disfrutan de su derecho a la participación. Son invisibles, y apenas se les escucha, o muy poco. No pueden expresarse libremente y asegurarse de que se les escucha de verdad y tienen voz en las decisiones que les afectan hoy y mañana.

¿Cuántos hay? Las estimaciones sugieren más de 100 millones, pero es muy probable que esta cifra esté ampliamente subestimada debido a las enormes dificultades para contar una población tan invisible e invisibilizada, y tan móvil en el tiempo y el espacio. Además, la ausencia de datos claros agudiza aún más su imperceptibilidad. Lo que sí es cierto es que todos y cada uno de ellos y ellas tienen derecho a ser escuchados y protegidos.

Por la prevención y la respuesta más adecuada

Educo pretende contribuir a que todos los niños y las niñas vivan libres de violencia y explotación, se desarrollen en entornos protectores y de buen trato, y desarrollen plenamente sus capacidades, incluida su capacidad de agencia en el mundo que les rodea.

Trabajamos tanto para la prevención del fenómeno de los niños en situación de calle, como para dar una respuesta adecuada a las múltiples violaciones de derechos a las que están expuestos, y para una mejor comprensión del fenómeno. Esta incidencia es esencial para garantizar que las realidades que viven los niños y niñas de la calle sean escuchadas y comprendidas, y para contribuir a un cambio positivo en las normas sociales y en la aplicación de políticas destinadas a proteger a los niños y garantizar sus derechos.

Trabajar para y con los niños y niñas en situación de calle, como hace Educo y sus socios en varios países, significa en primer lugar llegar a ellos y darles la confianza de que su dignidad y sus derechos van a ser respetados. Si se sienten seguros, respetados y escuchados, podrán influir en su propia capacidad para vivir y no para sobrevivir. Podrán desarrollar sus proyectos vitales y ser representados y escuchados colectivamente.

Para ello, es fundamental, entre otros, el acompañamiento psicosocial personalizado, pero también la oferta de formación o educación inclusiva y benevolente adaptada a su situación. Un elemento clave es también el cambio en la visión de la sociedad. Se trata de verlos ante todo como sujetos de derechos, que han sufrido violaciones que deben ser reparadas pero que también demuestran autonomía y resiliencia. Y abandonar la creencia de que son personas con comportamientos desviados que deben ser "corregidos", marginándolos aún más. Se trata de restaurar su dignidad. Educar a la sociedad desde la raíz, para que los comportamientos cambien de forma positiva y sostenible.

derechos-ninos-calle-cuadernos.png

Nuestras intervenciones con los niños y niñas de la calle

Varias de nuestras intervenciones van en este sentido, en contextos muy diferentes, como Bolivia, India, Malí, Benín o Burkina Faso.

En India, Educo y sus socios están llevando a cabo un proyecto de prevención y apoyo a los niños y niñas en situación de mendicidad, y a sus familias, en las calles de Bombay y Thane. Para prevenir el fenómeno, se organizan sesiones de sensibilización en las comunidades para esta infancia y sus padres y madres. Se realizan actividades deportivas, pero también programas de habilidades para la vida y liderazgo para adolescentes, sobre diversos temas como salud, adicciones, protección, pensamiento creativo y toma de decisiones, roles de género y cuestiones medioambientales.

Más allá de esto, las acciones del proyecto pretenden reforzar las capacidades de los niños y niñas, de las familias y las comunidades para proporcionar espacios seguros y facilitar el acceso a la educación. También se pretende apoyar los planes de apoyo personalizados para los niños y niñas y poner en contacto a las comunidades con los diferentes servicios de la sociedad civil o del Estado, como la educación, la sanidad, la justicia, etc., reforzando al mismo tiempo las capacidades de estos últimos para garantizar que esta infancia recibe un tratamiento adecuado. En particular, estamos trabajando con la policía de Bombay para formar a sus agentes en la adopción de procedimientos adaptados a los niños y niñas que respeten sus derechos.

En Benín, también trabajamos con niños y niñas en situación de calle, especialmente con los que viven y trabajan en los grandes mercados de las ciudades del Sur. Nuestras acciones incluyen la creación de puntos de escucha y apoyo psicosocial; o la creación y el apoyo a los Programas de Cursos Acelerados (alternativas educativas) en las principales ciudades, para facilitar la vuelta a la escuela y/o la escolarización de estos niños. También el apoyo a la formación profesional, y el refuerzo de las capacidades de intervención de los mecanismos comunitarios para la prestación de servicios de primera línea en los municipios de Cotonú y Porto-Novo. Además, apoyamos las actividades de formación e incidencia de la Association des Enfants et Jeunes Travailleurs, que incluye a niños y niñas en situación de calle.

No hay una única receta milagrosa. En este 12 de abril, queremos recordar la importancia de reconocer a estos niños como hijos e hijas de nuestra sociedad, teniendo en cuenta el bienestar y el interés superior de todos y cada uno de ellos, cultivando la empatía, la profesionalidad y la paciencia para lograr historias de reinserción felices y duraderas cuando se pueda, y trabajando en sinergia con todos los actores implicados y la sociedad en su conjunto.
Niña Cox bazar

África , Asia , Benín , educación , India , niños y niñas en situación de calle , protección

ENTRADAS RELACIONADAS

Publica tus comentarios

Cuaderno de valores

Conoce quiénes somos, qué hacemos y por qué lo hacemos.

Síguenos en

Blog Cuaderno de valores

Recibe nuestra newsletter con todas las novedades.

Becas comedor escolar

COLABORA

Para conseguir que todos los niñas y niñas tengan una buena alimentación.

Fundación lealtad

Publicado por:

Laurence Cambianica

Laurence Cambianica

Especialista en protección de la infancia de Educo

COLABORA CON UNA BECA COMEDOR

Para conseguir que todos los niñas y niñas tengan una buena alimentación. Haz un donativo, colabora.

1
2
3

Tu cesta solidaria