Cuaderno de valores, el blog de Educo
Es tiempo de compensar las pérdidas

Es tiempo de compensar las pérdidas

marzo 11, 2022
La pandemia de la COVID-19 generó hace dos años una crisis educativa sin precedentes que sigue afectando a las niñas y niños, en especial a aquellas y aquellos en situación de mayor vulnerabilidad. Las desigualdades sociales y educativas siguen aumentando y el impacto en términos de acceso educativo, de pérdida de aprendizaje y bienestar es tremendo, hasta el punto de que puede suponer, si no se hacen esfuerzos para remediarlo, una catástrofe generacional. Ahora, más que nunca, es el momento de redoblar estos esfuerzos, es el momento de compensar las pérdidas.

La pérdida de aprendizaje tras la pandemia es una realidad. Según el informe The State of the Global Education Crisis: A Path to Recovery, de UNESCO, UNICEF y Banco Mundial, la proporción de niños y niñas que viven en situación de pobreza de aprendizaje, en países de ingresos bajos y medios, podría alcanzar el 70% (siendo el 53% antes de la pandemia). Esto significa que 7 de cada 10 niñas y niños no podrán leer y comprender un texto simple a los 10 años.

Ante esta pérdida que los niños y niñas vienen sufriendo, en Educo decimos que es tiempo de multiplicar las acciones de mejora de la calidad educativa a través, sobre todo, del fortalecimiento de la formación docente.  Y tiempo también de consolidar el refuerzo educativo tanto dentro como fuera de la escuela:
  • Dentro, con más docentes, con docentes de apoyo a la inclusión, con ratios más reducidos para un acompañamiento más individualizado, programas inclusivos, mecanismos de alerta ante riesgos de abandono, fomentando el aprendizaje cooperativo, ampliando los tiempos lectivos, etc.
  • Fuera del aula, a través de actividades extraescolares que estén al alcance de todas y todos, de propuestas de educación no formal articuladas con la red de centros educativos, de programas educativos durante los periodos vacacionales, de la resignificación educativa de los espacios escolares no lectivos como el espacio del mediodía, etc.

Decimos, asimismo, que es tiempo de invertir más en educación y de hacerlo con una perspectiva de equidad; es decir, con foco prioritario en los centros con mayores dificultades, en los de alta complejidad, e invertir también en educación dentro de las acciones de cooperación internacional. Esto debe completarse con mayor inversión social, con políticas y programas que permitan garantizar la conciliación familiar, que permitan luchar contra la pobreza infantil, la violencia contra la infancia, el matrimonio precoz, el trabajo infantil y otras lacras que afectan a las niñas y niños.  
 
"Porque noto que mis derechos se vulneran más (en mi colegio solo los que tienen buena economía pueden pasar clases).” Adolescente mujer, 12-18 años, Bolivia.

Es tiempo de facilitar el acceso a medios educativos tecnológicos y en especial de conexión a internet a los centros y al alumnado, reforzando a la vez sus capacidades digitales y un uso crítico de dichos medios. Según la UNESCO, la brecha digital entre los distintos países es muy profunda (el 80% de los hogares africanos no cuentan con acceso a internet). Además, lo es al interior de estos: la diferencia entre hogares ricos y pobres puede alcanzar el 60%.

tiempo-perdidas-2.png
 
Es ahora tiempo de incrementar las becas a aquellas niñas y niños que más las necesitan. Hablamos especialmente de Becas Ella, porque la pandemia ha afectado con mayor crudeza la educación y bienestar de las niñas (alrededor de 63 millones de niñas no tienen acceso a la educación y una de cada tres no llega a secundaria). Ellas corren mayor riesgo de abandonar la escuela, de sufrir violencia o de ser obligadas a casarse. Y hablamos también de Becas Comedor para evitar el absentismo que acaba por apuntalar el abandono escolar y porque durante este tiempo muchas niñas y niños se han visto desprovistos de la comida más completa y nutritiva del día. Según un artículo del Banco Mundial, más de 370 millones de niños a nivel global dejaron de recibir las comidas que les daban en la escuela mientras duraron los cierres de escuelas, con lo cual perdieron lo que para algunos niños significaba la única fuente confiable de alimentos y nutrición diaria.

Es tiempo de dar a la salud emocional la importancia que merece y que el apoyo psicosocial y el acompañamiento socioemocional sean prioridades educativas. Ello requiere establecer espacios dentro del aula para trabajar las habilidades socio-personales, habilitar espacios y tiempos de escucha y cultivar las relaciones y la convivencia, así como disponer de espacios complementarios fuera de la escuela que bien pueden ser desarrollados a través de actividades deportivas, culturales o artísticas.
 
“Nadie me pregunta cómo estoy, como me siento y que necesito.” Adolescente varón de 12-18 años, Nicaragua.
 
“Porque la pandemia ha sido un golpe a la sanidad, pero no a la criminalidad nacional. La violencia (tanto doméstica como escolar) son las mismas que antes de la pandemia. Un virus no va a parar el bullying o el maltrato.” Adolescente mujer de 12-18 años, España.

Es tiempo de consolidar la educación inicial y la atención a la primera infancia porque sabemos que su impacto es fundamental para garantizar el desarrollo pleno de las niñas y niños y es además una de las políticas públicas con mayor potencial para alcanzar mayor equidad social.

Tiempo de compensar este periodo intenso de preocupaciones, encierros, sufrimientos y distanciamientos y dar paso, como nos piden las niñas y los niños, según La voz de 8.000 niñas y niños: Encuesta global 2021, a más interacciones sociales y sobre todo a más tiempo de juego y tiempo libre. Uno de cada tres niñas o niños refieren que no han podido jugar y tener suficiente tiempo libre y explican que se debe, entre otras cosas, a la carga escolar por las clases online y que se ha tenido que trabajar/ayudar en casa.
 
“No jugamos porque no nos acercamos. Incluso durante el recreo comemos y entramos al aula.” Niño de 6-11 años, Níger.

Y por supuesto, es tiempo de concedernos más tiempo y de conceder más tiempo a las y los demás. Más allá de la educación, necesitamos políticas sociales y económicas valientes que pongan la vida, los cuidados y el plantea en el centro.

tiempo-perdidas-3.png

Es tiempo de rescatar lo positivo que también ha habido en estos 2 últimos años para así, poder ampliarlo y consolidarlo: el reconocimiento del valor de la educación y la necesidad de educar desde la raíz; la mayor preocupación por la protección; el aumento de la conciencia de la interdependencia entre todas las personas y de nuestra ecodependencia como seres humanos. También de la necesidad de disfrutar de un tiempo de calidad con nosotras y nosotros mismos, así como con nuestros seres queridos; de la importancia, en definitiva, de promover y garantizar todos los derechos de la infancia y de hacerlo escuchándoles y teniendo en cuenta lo que nos dicen.
 
“Que esta pandemia nos sirva de lección para ayudar a mejorar el mundo la naturaleza y la humanidad.” Adolescente mujer de 12-18 años, Bolivia.
 
“Los padres y madres deben tener un tiempo de calidad con las niñas y niños. El adulto debe velar por el derecho a jugar y disfrutar del tiempo libre, que es lo más importante para el desarrollo de la niñez.” Adolescente mujer de 12-18 años, Bangladesh.


Las citas de los niños, niñas y adolescentes incluidas en este artículo están sacadas de La voz de 8.000 niñas y niños: Encuesta global 2021. EDUCO (2022).


Niña Cox bazar

África , América , Asia , COVID-19 , educación , España , protección

ENTRADAS RELACIONADAS

Publica tus comentarios

Cuaderno de valores

Conoce quiénes somos, qué hacemos y por qué lo hacemos.

Síguenos en

Blog Cuaderno de valores

Recibe nuestra newsletter con todas las novedades.

Becas comedor escolar

COLABORA

Para conseguir que todos los niñas y niñas tengan una buena alimentación.

Fundación lealtad

Publicado por:

Mikel Egibar

Mikel Egibar

Responsable de educación de Educo

COLABORA CON UNA BECA COMEDOR

Para conseguir que todos los niñas y niñas tengan una buena alimentación. Haz un donativo, colabora.

1
2
3

Tu cesta solidaria