Cuaderno de valores, el blog de Educo
Las Cenicientas del siglo XXI

Las Cenicientas del siglo XXI

diciembre 19, 2022

Sétou salió del fuego para meterse en las brasas. Con solo 16 años la obligaban a casarse con un hombre de 54 años, así que decidió abandonar la escuela y su pueblo natal en Yangasso, donde vivía con sus padres y sus siete hermanos, empaquetar sus cosas en una pequeña bolsa y huir hasta la gran ciudad en buscar de un trabajo y una vida mejor... no sabía que lo que le esperaba en una de las grandes ciudades de Mali, Segú, era una vida de esclavitud y miedo.  

Como muchas otras chicas de su edad sin estudios encontró trabajo como empleada doméstica. Lo que Sétou desconocía es que su jornada laboral sería de 16 horas sin parar, de 5 de la mañana a 9 de la noche, sin ningún día libre y por un mísero sueldo de 12 euros al mes. “Busqué trabajo durante tres días, hasta que encontré este. Cuidaba a los niños, lavaba la ropa, cocinaba y limpiaba sin parar. Yo era la chica que lo hacía todo. Aparte de mis deberes, no conocía mis derechos como sirviente”.  
 

"Estuve con ella 7 meses sin cobrar. Yo quería irme, pero ella me dijo que tenía que quedarme y que era mejor que me quedara por lo que me esperaba si volvía al pueblo. No me dejaba salir y yo lloraba, esperando que alguien viniera a buscarme"...


Además, su jefa, la mamá de los niños, la amenazaba constantemente, incluso la llegó a pegar por no hacer bien su trabajo, según ella. Sétou vivía una auténtica pesadilla. "Mi jefa solía pegarme porque decía que no me ocupaba bien de la ropa y los platos sucios. Le tenía mucho miedo. Estuve con ella 7 meses sin cobrar. Yo quería irme, pero ella me dijo que tenía que quedarme y que era mejor que me quedara por lo que me esperaba si volvía al pueblo. No me dejaba salir y yo lloraba, esperando que alguien viniera a buscarme... Soñaba con regresar al pueblo para volver a la escuela y poder ser maestra algún día, pero mis padres querían que fuera solo madre y ama de casa”, nos cuenta Sétou. Y es que en su comunidad el matrimonio infantil es una práctica habitual, sobre todo entre las familias pobres.   

Hasta que conocimos el caso de Sétou y nos pusimos manos a la obra 

cenicientas-2.JPG

En Mali, trabajamos desde el año 2019 contra la explotación de las niñas trabajadoras domésticas mediante la promoción de entornos seguros y protectores. Junto con las instituciones gubernamentales, identificamos y atendemos a las niñas que se encuentran en situación de peligro y actuamos de mediadores frente a las familias para tratar de restablecer la relación y que vuelvan a su casa. Facilitamos el retorno a sus comunidades y al sistema escolar y formamos a las chicas sobre sus derechos y cómo protegerse de los abusos. Además, les ofrecemos clases de alfabetización y formación profesional, así como prácticas de ahorro y microcréditos, entre otras actividades, para que puedan acceder a un empleo mejor en un futuro cercano.   

Conocimos el caso de Sétou a través de su madre y fue una de las niñas identificadas como vulnerable y en riesgo de migración temprana. “Algún tiempo después mi madre me llamó para informarme de que un proyecto me había seleccionado para recibir ayuda para volver a la escuela. Así que volví al pueblo para reanudar mis estudios. Educo me proporcionó una mochila, libros, dos bolígrafos, un paquete de cuadernos de 100 páginas y 200 hojas y cubrió el coste de los uniformes escolares y el de la cooperativa escolar”. 

Gracias a su incansable fuerza de voluntad, Sétou volvió a la escuela y aprobó su examen de final de ciclo. "Nuestra situación cambió para mejor en todos los sentidos. Pude seguir estudiando gracias al apoyo de Educo con todo el material escolar y los gastos del curso. Además, mi madre recibió formación sobre actividades generadoras de ingresos y ahorro para el cambio, y ha montado su pequeño negocio. Así se las arregla para cubrir los gastos de la familia”.   

cenicientas-3.JPG

Minata, la madre de Sétou, se muestra muy agradecida y convencida de que el matrimonio no es la mejor opción para su hija: "Siempre he estado en contra de este matrimonio y hoy, gracias a Educo, mi hija ha vuelto a la escuela y ha conseguido su graduado. Muchos padres son conscientes de que regalar a las niñas a una edad temprana o enviarlas a las grandes ciudades en busca de ajuares de boda no es una opción para paliar la pobreza de los padres. Ayudemos y mantengamos a nuestras niñas en la escuela”. 

El cambio de mentalidad ya empieza a ser perceptible, así como la mejora de las condiciones de vida de estas niñas y su escolarización. El camino es largo, aún hoy muchas niñas y familias como la de Sétou se encuentran en la misma situación que ella, pero trabajamos cada día para llegar a todas ellas.  


Niña Cox bazar

educación , formación , Mali , Malí , matrimonio infantil , Pobreza , Pobreza infantil , Trabajo infantil

ENTRADAS RELACIONADAS

Publica tus comentarios

Cuaderno de valores

Conoce quiénes somos, qué hacemos y por qué lo hacemos.

Síguenos en

Blog Cuaderno de valores

Recibe nuestra newsletter con todas las novedades.

La lista más larga

COLABORA

244 millones de niños y niñas en todo el mundo no tienen acceso a la educación. Ayúdanos a terminar con la lista más larga.

Fundación lealtad

La lista más larga

244 millones de niños y niñas en todo el mundo no tienen acceso a la educación. Ayúdanos a terminar con la lista más larga. Colabora

1
2
3

Tu cesta solidaria