Cuaderno de valores, el blog de Educo
Crisis de hambruna en el Sahel

Crisis de hambruna en el Sahel

agosto 03, 2021
Las condiciones de vida en el Sahel se recrudecen al terminarse las reservas alimentarias y aún no ser tiempo de cosecha. Su gente se vuelve especialmente vulnerable porque, además, arrastra las devastadoras consecuencias de las fuertes lluvias y sequías, la pandemia y los conflictos sociales y políticos. 

En Educo llevamos muchos años trabajando en la zona, con distintos proyectos en Burkina Faso, Malí, Níger y Senegal. Buscamos mejorar la educación, la protección, la gobernanza, y la higiene y el saneamiento. Además, brindamos acceso a agua potable y promocionamos la cohesión social. En Burkina y Malí impulsamos programas de seguridad alimentaria destinados a cerca de 50.000 personas, de las cuales, 35.000 son niños y niñas. 

Redoblar los esfuerzos para proteger a los niños, niñas y adolescentes de la región del Sahel

La zona del Sahel es desde hace tiempo una de las más vulnerables del continente africano. Los conflictos habituales en la región y las fuertes lluvias y sequías, que sacuden sus distintos países, malogran la vida de miles de refugiados y desplazados internos. El resultado es una problemática apenas abarcable, que exacerba una crisis que ya es endémica. 

Endémica y frustrante para su población, porque, según comenta Edouard Ndeye, director de estrategia de la región del Sahel de Educo, “la pandemia de la COVID-19 ha sacudido a la región y las medidas que se han impulsado para frenarla han aumentado los sentimientos de frustración contra el Estado”.
 
La restricción de movimientos, motivados por la pandemia, contribuye a reducir el acceso a los servicios sanitarios, con lo que apenas pueden complementar a los servicios estatales. La crisis expone a las poblaciones a retos humanitarios, de seguridad y de desarrollo. 

Intervención de Educo en la zona del Sahel

Un total de dos millones de personas, entre ellas cerca de 800.000, niños y niñas, participan directamente en los programas de Educo en Mali, Burkina Faso, Níger y Senegal. Nuestro foco está siempre en las familias más vulnerables, en las cuales repercute especialmente el deterioro de la situación alimentaria. La crisis expone a los niños y niñas a sufrir una grave desnutrición, además de diversas formas de violencia. En Educo vemos fundamental no escatimar los recursos, ahora menos que nunca, y evitar que niños, niñas y adolescentes se vean abocados a la mendicidad, la explotación laboral -tratando de mantener a sus familias-, o los matrimonios infantiles

Proyectos de seguridad alimentaria en el Sahel

En Educo trabajamos en Burkina Faso, en la provincia de Yatenga -al norte del país-, desde 2005. Allí la pobreza afecta al 45% de la población, y el 80% de los habitantes se dedica a la agricultura. Las lluvias irregulares y los suelos pobres, faltos de nutrientes, hacen que la disponibilidad de alimentos no sea suficiente. En esta zona tenemos dos proyectos activos: uno centrado en la atención médica y educación para combatir la desnutrición en niños y niñas menores de 5 años. Y otro dedicado a reforzar los medios de vida de las familias para garantizar el acceso de sus hijos a la Educación.

Por ello, trabajamos activamente en la prevención, tratando de localizar casos tempranos de desnutrición aguda. La detección a tiempo, el diagnóstico y la atención médica son los pilares sobre los que pivota nuestro proyecto. El monitoreo es cercano y a las familias más vulnerables les repartimos kits de alimentos complementarios. 

La causa principal de la desnutrición es la ingesta insuficiente o inadecuada de nutrientes; también por enfermedades infecciosas y parasitarias. La inseguridad alimentaria de los hogares, el escaso acceso a la atención sanitaria, el cuidado inadecuado de los niños, las deficiencias higiénico-sanitarias son factores que agravan la desnutrición y complican el rendimiento escolar y la continuidad de la educación de los niños.

Por ello, en Educo buscamos originar un cambio de hábitos, para prevenir la enfermedad y garantizar la sostenibilidad de nuestra intervención. La sensibilización de las familias sobre la nutrición, salud e higiene es fundamental. 

Para mejorar la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia de sus hogares vulnerables, en Educo nos proponemos: 
  • Recuperar tierras degradadas para aumentar la superficie cultivable.
  • Formar y apoyar a los productores en el compostaje de las pilas, para aumentar la productividad agrícola. 
  • Desarrollar huertas para diversificar las fuentes de ingresos y complementar la producción de secano.
  • Desarrollar actividades generadoras de ingresos mediante la promoción de un mecanismo interno de ahorro y crédito. 
  • Apoyo en la cría de aves de corral.
La mejora de las capacidades económicas y de la situación alimentaria de los hogares les permitirá hacer frente a los gastos escolares, favoreciendo la matriculación y la permanencia de los niños en el sistema educativo, evitando el riesgo de trabajo o matrimonio infantil. 

El proyecto también integra aspectos medioambientales que Educo viene aplicando desde 2006 con sus trabajos de recuperación y fertilización de tierras degradadas, además de la sensibilización del grupo destinatario, con vistas a promover una cultura y un compromiso con el medio ambiente.

Tras 13 años de experiencia en la prevención y tratamiento, hemos acogido a más de 3.500 niños con desnutrición severa, 10.000 niños con desnutrición moderada y 4.000 madres. 

Por otro lado, en Malí llevamos un proyecto en la región de Segou, destinado a la alimentación en las escuelas y contra la desnutrición infantil.

En Malí, el 52.4% de la población local se encuentra con dificultad para acceder a alimentos y a servicios sociales y casi el 43% de los niños sufre malnutrición. El motivo principal es la falta de recursos y la gran dependencia de un sistema agrícola poco productivo. También por la escasa disponibilidad de productos alimentarios en los mercados locales. 

Con la construcción de dos comedores y huertos escolares en Malí aseguramos que 288 niños y niñas de 6 a 12 años reciben un menú caliente y equilibrado cada día. Para ello, se ha formado a cocineras en buenas prácticas, y se están reforzando las capacidades de los actores locales en gestión del sistema alimentario escolar. Además, se están asegurando sistemas agrícolas de abastecimiento y el acceso a agua. 

África , alimentacion , Burkina Faso , crisis alimentaria , huertos comunitarios , Mali , Malnutrición , protección , Sahel , seguridad

ENTRADAS RELACIONADAS

Publica tus comentarios

Cuaderno de valores

Conoce quiénes somos, qué hacemos y por qué lo hacemos.

Síguenos en

Blog Cuaderno de valores

Recibe nuestra newsletter con todas las novedades.

BECAS COMEDOR

COLABORA

En la escuela o en casa. Ningún niño o niña sin, al menos, una comida completa al día.

Fundación lealtad

BECAS COMEDOR

En la escuela o en casa. Ningún niño o niña sin, al menos, una comida completa al día. Por favor, colabora.

1
2
3

Tu cesta solidaria